Caracas. Las naciones asiáticas están jugando un papel relevante en la política petrolera venezolana. Países como Siria y Vietnam vienen ganando terreno dentro de la industria de los hidrocarburos del país.

Entre los planes del gobierno con empresas asiáticas está la construcción de cinco refinerías en Asia: tres plantas en China, una en Siria y otra más en Vietnam. En total se estima una inyección de recursos por el orden de los US$6.500 millones.

En Vietnam está prevista la expansión de la refinería Dzung Quat; el proyecto permitirá incrementar la capacidad de la refinería de 140 MBD a 210 MBD.

Se estima que con este proyecto se podrá procesar la mayor cantidad de crudo pesado diluido producido en Venezuela.

Pdvsa estima que esta planta estará operativa en 2016 y prevé invertir unos US$400 millones, equivalentes al 40% de su participación en el proyecto.

En Siria se visualiza una refinería de 140 MBD, gracias al proyecto elaborado entre la Asociación Siria-Venezuela-Irán. Con esta iniciativa, Pdvsa tendrá una participación de 33%.

El monto de la inversión será de US$1.556 millones y comenzará en 2014.