La contracción que reflejará este 2010 la industria ensambladora y la caída de las exportaciones de autopartes sustentan las proyecciones nada halagadoras de los productores de piezas y partes, que estiman una reducción en sus negocios cercana a 15%, según informó la Cámara de Fabricantes Venezolanos de Partes Automotrices (Favenpa).

Durante su participación en el evento sobre perspectivas económicas que organizó Conindustria, el presidente de Fevenpa, José Luis Hernández, indicó que de mantener el Gobierno nacional la política de restricción al acceso de divisas y si no aplica una estrategia de impulso al sector "será muy difícil asegurar la supervivencia de la industria en el corto plazo".

El presidente de Favenpa aseguró que en estos momentos la industria en su conjunto (constituida por siete ensambladoras, seis fabricantes de carrocerías y 58 productoras de partes) se encuentra operando a 55% de su capacidad.

En efecto, la industria ensambladora nacional advierte que 2010 será su tercer año consecutivo de caída, con números similares a los de 2009: 111.500 unidades producidas, y esta cifra dista considerablemente de los 200.000 vehículos que, según el Gobierno, debían ensamblarse en el período.

Cabe recordar que en 2009 la caída reflejada por el sector fue de 18% con respecto a 2008, cuando se registró una reducción de 12,5% en comparación con 2007.

José Luis Hernández aseguró que en estos momentos la industria en su conjunto (constituida por siete ensambladoras, seis fabricantes de carrocerías y 58 productoras de partes) se encuentra operando a 55% de su capacidad.

Todo cae. Según las cifras de Favenpa, las ventas de partes para equipos originales (ensamblaje) se reducirá este año a US$360 millones, 7,6% por debajo de los US$390 millones de 2009.

En cuanto al mercado de reposición (repuestos), Favenpa estima que caerá a US$290 millones, más de 21% menos que en 2009; mientras que las exportaciones apenas llegarán a US$4 millones, cifra que representa sólo 3% de las colocaciones en el exterior en 2007.

Pero si el futuro inmediato de los autopartistas no es muy promisorio, en el mediano plazo lo es menos.

Cálculos de la Cámara de Fabricantes Venezolanos de Partes Automotrices, basados en las estimaciones de la industria ensambladora, indican que para 2011 las ventas totales del sector productor de partes sumarán US$609 millones, lo que equivale a una contracción de 9% respecto de 2010.

"Es preciso un cambio de política que posibilite la recuperación del sector", enfatizó.