Para llegar a un equilibrio en el sistema de generación eléctrica del país se requiere un monto equivalente a las reservas internacionales del Banco Central de Venezuela en los próximos seis años, reveló un informe elaborado por el Comité de Profesionales y Técnicos de la Electricidad del Caroní C.A. (Cptedelca)

Las reservas internacionales en la actualidad giran en torno a US$26.000 millones, y el documento referido estima que hacen falta más de "US$23.500 millones en los próximos seis años para apuntalar el sistema de generación eléctrica y solventar la deficiencia que padece el país".

Pero si se proyectan desembolsos para el Sistema Eléctrico Nacional (SEN), incluyendo además la transmisión, distribución y sistemas de apoyo y gestión, la suma podría elevarse a US$48.951 millones  para el próximo sexenio, lo que demandaría inversiones anuales por el orden de US$8.900 millones cada año.

"Este plan de inversiones está basado en una curva de crecimiento sostenido y acelerado en los tres primeros años, para posteriormente decaer y llegar al sexto año a equilibrarnos en un plan de inversión anual de US$5.250 millones (US$4.700 millones hoy día)", señala el documento.

Según datos del propio ministerio de Energía Eléctrica, la demanda en la actualidad gira en torno a 16.500 a 17.000 megavatios diarios, mientras que la indisponibilidad en el sistema se estima en unos 6.000 megavatios.

Los profesionales y técnicos refieren en el informe que se necesitarían, exclusivamente para generación, desembolsos por US$4.252 millones cada año. Se comenzaría con US$2.600 millones en 2011, para llegar a un máximo de casi US$6.000 millones en 2013. Estas inversiones garantizarían la incorporación de 12.345 megavatios (MW) de nueva generación (incluyendo Tocoma), en el sexenio próximo.

Mientras que, a partir del año 2016, el sistema eléctrico requerirá garantizar una inversión anual en generación termoeléctrica de unos US$2.520 millones, para sustentar las necesidades de demanda que podrían ubicarse en 5% interanual.

Actualmente, la capacidad instalada nominal con la que cuenta el país, incluyendo hidro y termoelectricidad, según datos oficiales, está en alrededor de 24.838 megavatios.

Los especialistas de Cptedelca señalan que existe un déficit de generación que supera los 3.000 megavatios, y aseguran que solo para recuperar las fallas de 2009 se requieren unos 2.700 megavatios, sin contabilizar la nueva generación faltante creada entre 2010 y 2011.

Según datos del propio ministerio de Energía Eléctrica, la demanda en la actualidad gira en torno a 16.500 a 17.000 megavatios diarios, mientras que la indisponibilidad en el sistema se estima en unos 6.000 megavatios.

De acuerdo con la Memoria y Cuenta 2010 de este despacho, se incorporaron al Sistema Eléctrico Nacional 1.250 megavatios de capacidad en generación nueva, pese a que la intención del Ejecutivo fue alcanzar para el año pasado unos 4.500 megavatios. El documento también señala que 866 megavatios fueron rescatados tras la refacción de plantas obsoletas o paralizadas, con lo que se totalizan 2.116 megavatios incorporados en total al sistema.

Las patas cojas de la mesa. El informe de los técnicos eléctricos sostiene que "en el área de distribución de energía el país presenta un déficit tan grande o mayor que el propio déficit de la generación. El 90% de nuestras subestaciones de distribución no cuenta con capacidad firme. El 40% opera con algún nivel de sobrecarga, no existe posibilidad de respaldo en gran parte de los circuitos de distribución primaria y los perfiles de voltaje en muchas zonas del país se encuentran por debajo de los niveles de calidad aceptables. El Tiempo Total de Interrupción, un indicador de la calidad del servicio, está en el orden de las 120 horas en Anzoátegui y 35 horas en Carabobo".

Por el lado de la transmisión, la situación luce igualmente precaria, aseguran los especialistas, con cuellos de botella en redes regionales de subtransmisión a 115 kilovoltios (kV) y 230 kV e insuficiencia de puntos de acoplamiento (derivación de energía) entre varias redes regionales y el Sistema Troncal de Transmisión a 400 kV y 765 kV.