Caracas. La división de energía de General Electric, capítulo Venezuela, trae al país sudamericano una alternativa para minimizar los costos en la generación termoeléctrica a través del uso de crudos pesados.

Roberto Chacín, líder de la compañía norteamericana en el segmento de energía para el mercado venezolano, aseguró que esta opción podría reducir, además, el consumo interno de combustibles líquidos en el sector eléctrico, lo que de paso podría generar divisas al país de ser incluidos en la oferta exportable de productos terminados.

Es sabido que el incremento en la demanda interna de diésel y fuel oil, luego de la crisis eléctrica que sacudió a Venezuela entre finales de 2009 y mediados de 2010, ha sido importante.

Según estimaciones de analistas, durante el año pasado, el consumo de estos productos creció por encima de 100.000 barriles por día, debido, entre otras razones, al déficit interno de gas, que gira en torno a 2.000 millones de pies cúbicos por día.

En un seminario sobre las últimas tecnologías en materia de termoelectricidad, procesamiento y reutilización de agua y soluciones para la industria de petróleo y gas, realizado por GE, Chacín explicó que la corporación está trayendo la experiencia del uso de crudos pesados para la generación termoeléctrica, desarrollada en países del Golfo Pérsico, entre ellos Arabia Saudita.

"Estamos generando electricidad con nuestras turbinas usando crudo pesado y extrapesado. Tratamos de traer esa experiencia a otros mercados, donde además del uso de gas y diésel, es posible incorporar este tipo de crudos", afirmó el ejecutivo.

Sin embargo, no dio detalles sobre la receptividad que ha tenido esta oferta tecnológica en el país, ni si han entrado en contacto con Petróleos de Venezuela, toda vez que esta compañía estatal es la que debe suministrar el petróleo pesado o extrapesado, que se emplearía en las plantas de GE.

GE suplidora de energía. La compañía, que mantiene negocios en el mercado venezolano desde hace más de 80 años, ha logrado un protagonismo importante en materia eléctrica.

El ejecutivo de GE asegura que cerca de 40% de la capacidad instalada del sector en el país proviene de tecnología de esa transnacional estadounidense, lo que equivaldría a unos 7.000 megavatios, aproximadamente.

También mantienen participación a través de soporte técnico, piezas, maquinarias y repuestos, en alrededor de 2.500 megavatios; y esperan además ser seleccionados en varios proyectos térmicos, que adelanta el gobierno a través de Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y la Corporación Venezolana de Guayana (CVG).

"Cuando hablamos de estos posibles negocios, nos referimos a oportunidades que van desde 10 a 20 megavatios, y a otros de mayor envergadura que pudieran estar en el orden de 500 megavatios. Hay un rango amplio de proyectos en cuanto a tamaños o capacidad de generación. Y ofrecemos diferentes soluciones, según sea el combustible y el tamaño de la planta", indicó Chacín.

Una de las ventajas competitivas que, para Chacín, tiene GE con respecto a otras empresas del ramo, es que la larga estadía en el país le ha permitido hacerse de personal capacitado y mantener un amplio y surtido inventario de repuestos.

El gerente destaca que este es un factor determinante, pues para el Estado venezolano es clave que haya capacidad de servicio local. "Nosotros estamos comprometidos con el Estado para mantener la operatividad de todos estos equipos que estamos comprometiendo", destacó.

Aunque el alto ejecutivo de la transnacional no precisó si en efecto la crisis eléctrica fue superada en el país, reconoce que ha habido un incremento significativo en materia de generación.

Aseguró, sin embargo, que posterior al proceso de estabilización, el crecimiento de la capacidad instalada en generación debiera estar en el orden de 1.500 megavatios interanuales para soportar el crecimiento de la demanda que promete la reactivación industrial.

Mercado prometedor. Venezuela es un mercado importante para GE por ser una nación con amplia capacidad en recursos energéticos, además de un extenso portafolio de negocios para el corto y mediano plazo.

"Hay movimiento en el país, y a raíz de eso hemos venido creciendo de manera importante. En la división de energía crecimos más de 100% durante 2010 en comparación con 2009, y este año pensamos que podríamos estar repuntando entre 50% y 60%", comentó el ejecutivo de la transnacional.

Sin dudas, para Chacín, ha habido un alza significativa de los negocios de GE en Venezuela, gracias a la ampliación de oportunidades.

Hay proyectos importantes en la producción de crudo, en petroquímica, gas, vialidad, agua potable, así como en el área de metales y minería.

La división de petróleo y gas de GE tiene amplia experiencia por sus operaciones en diferentes naciones con componente energético.

En Venezuela, tienen interés en los proyectos para la adecuación tecnológica de las refinerías y en los planes dirigidos a incorporar conversión profunda en esas plantas. Los mejoradores pensados para la Faja Petrolífera del Orinoco son otros proyectos de envergadura donde GE prepara planes de acción.

¿Y qué puede ofrecer esta transnacional en estas oportunidades de negocio? Según Chacín, múltiples soluciones desde válvulas y cabezales de pozos, hasta equipos de bombeo y compresión, entre otros.

También miran muy de cerca los planes en materia de gas. Chacín confía en que la vasta experiencia que han logrado en Brasil abre un abanico de posibilidades para participar en los proyectos de gas costa afuera que están por iniciarse.

"Más allá del tamaño de la economía venezolana, hay que tomar en cuenta la riqueza energética de este país. Tenemos que verlo como una potencia energética que está siendo desarrollada", destacó el ejecutivo de GE.

Igualmente, aseguró que Venezuela es un país con un potencial tan o más importante que naciones como México y Brasil. "Es para nosotros uno de los tres mercados más importantes de Latinoamérica", dijo.

Otro punto de interés para esta compañía son los proyectos eólicos que ha anunciado Petróleos de Venezuela. GE está dispuesta a licitar en las iniciativas de Paraguaná, Nueva Esparta y la Guajira, pues asegura que la empresa tiene experiencia en ese campo en varios países de la región.

A juicio del ejecutivo, Venezuela posee una gran capacidad para producir energía eólica, debido a la fuerza de sus vientos, y señaló que la tecnología ya ha sido ampliamente probada en varios países europeos.