Caracas. En los edificios expropiados de La Francia, de Gradillas, José Mendozza y el Hotel Catedral, en el centro de Caracas, 125 pequeños comerciantes tienen sus negocios. Desde el domingo, no saben qué pasará, pues el alcalde del municipio Libertador, Jorge Rodríguez, no les ha dado explicaciones adicionales a la declaratoria de utilidad pública que dirigió el domingo al Concejo Municipal y que se concretó el lunes.

A ninguno de los inmuebles ha llegado una orden de desalojo. Los comerciantes cuentan que apenas han recibido la visita de funcionarios de la Alcaldía para hacer un censo del número de trabajadores de cada local y de los datos de los propietarios, indicó El Mundo.com.ve

Al edificio La Francia ayer volvieron sus inquilinos. Ya los locales estaban vacíos y sólo algunos sacaban sus cajas fuertes y algún mobiliario. Otros protestaban exigiendo el derecho al trabajo. Rafael Garrido, uno de los arrendatarios, explicó que ayer se dirigió a la Alcaldía del Municipio Libertador. Nadie lo recibió.

En declaraciones a la prensa, el alcalde Jorge Rodríguez dijo que se iniciarán los procedimientos administrativos para el decreto de expropiación de los cuatro edificios. La sindicatura del municipio sería la encargada de desarrollar el contenido del documento que, dijo Rodríguez, prevé "un arreglo amistoso y la justa y oportuna indemnización".

En tanto, Federico Pardi, abogado encargado por la Arquidiócesis de Caracas para atender la expropiación, aseguró que el edificio Gradillas es propiedad del Capítulo Metropolitano de Caracas, un órgano asesor de la Iglesia, pero que tiene personalidad jurídica propia.

Hasta este martes, no habían recibido una orden de desalojo, ni siquiera una llamada de la Alcaldía de Libertador para notificar alguna decisión. "Esperamos que se oficialice el decreto por Gaceta Municipal y nos apegaremos a lo que establece la ley".

Sin embargo, mientras la Alcaldía se pronuncia, los comercios de este edificio siguen abiertos, vendiendo como si nada, y sus empleados y dueños se han reunido para conocer las novedades que traen los abogados. Rosaura Piñeiro, encargada de la zapatería Fix, explicó que entre los temas que se han planteado está el de introducir un recurso de amparo ante el tribunal respectivo, en caso de que se oficialice la medida.

Mientras, la puerta del hotel Catedral ayer estaba abierta e incluso recibió cinco huéspedes más. Ésa era la cuenta del supervisor, Reinaldo Ross, a las dos de la tarde. "Estamos tranquilos, como si nada hubiese pasado", dijo.