Caracas. Las fuertes precipitaciones que cayeron en Venezuela en las últimas semanas arrasaron con unas 5.723 hectáreas sembradas de diferentes hortalizas en todo el territorio nacional.

Esto representa 27% del total de la superficie cultivada por los productores, es decir, 21.154 hectáreas en el período 2010 y 2011, según se desprende de un informe realizado por la Confederación Nacional de Asociaciones de Productores Agropecuarios (Fedeagro).

Por zona

En el informe se destacan las pérdidas en todo el territorio nacional, dividido en cinco grandes regiones: los Andes, Lara-Falcón, Oriente, Centro-Guárico y Zulia.

De acuerdo con las cifras de Fedeagro, la zona Centro-Guárico fue la de mayor superficie sembrada y también la que sufrió más pérdidas. Ahí se sembraron 7.420 hectáreas de hortalizas, pero se perdió 16,19% (1.200,7 hectáreas).

Le siguen los cultivos de Lara y Falcón, en donde las lluvias se llevaron 1.442,16 hectáreas, es decir, 27,6% de toda la superficie cultivada, que llegó a 5.218 hectáreas.

En la región andina las fuertes precipitaciones causaron estragos con 1.780,50 hectáreas, lo que representa 34,27% de la siembra total, que fue de 5.195 hectáreas, según las cuentas de Fedeagro.

Por su parte, el oriente del país perdió 4,4% (son 98,88 hectáreas) de la superficie cultivada, que en total fue de 2.251 hectáreas. Y por último, las hortalizas perdidas en el Zulia totalizaron 39% (417,4 hectáreas) de la superficie total sembrada, 1.070 hectáreas.

Por rubro

Uno de los rubros más afectados fue la cebolla en todo el país. El total sembrado fue 4.548 hectáreas en el país y quedó en pie 17%, es decir, 3.778.70.

La región de Guárico fue la que sufrió mayores perjuicios en este rubro, pues se perdieron 625 hectáreas, que representan 25% de las 2.500 hectáreas de cebollas sembradas. Y en los Andes las lluvias arrasaron con 50% (175 hectáreas) de la superficie sembrada, que alcanzó 350 hectáreas.

El rubro pimentón también tuvo importantes afectaciones, pues las precipitaciones se llevaron 19% de la siembra: de 1.545 quedaron en pie unas 1.252 hectáreas según las estimaciones realizadas por Fedeagro.

Lara y Falcón fueron los estados de mayores pérdidas; las lluvias arrasaron con 250 hectáreas de las 1.000 cultivadas.

En los Andes se perdieron 80 de las 200 hectáreas sembradas, lo que representa 40%. Le siguen los estados centrales, en donde se perdió 10% de las 40 hectáreas cultivadas; y los estados orientales, en donde se afectaron 2,5 hectáreas de las 25 sembradas.

El caso del tomate también resalta en el informe realizado por Fedeagro, pues en los Andes se perdió 45% de las 100 hectáreas sembradas; en los estados Lara y Falcón se perdió 39% de las 200 hectáreas; 15% de las 500 sembradas en Guárico; y 2% de las 100 sembradas en Zulia.

Las frutas tampoco se salvaron de las precipitaciones. Las estimaciones de Fedeagro arrojan que 84 hectáreas de fresas sufrieron afectación total en los estados andinos, centrales, así como también en Lara-Falcón.

Al menos 100 hectáreas de lechosa se perdieron en los Andes y otras 410 hectáreas de melón en Lara, Falcón y Guárico.

Plan de reestructuración

Días atrás, el presidente Fedeagro, Pedro Rivas, advirtió que, debido a las fuertes lluvias, habría menor rentabilidad de los rubros, lo que mermaría en la calidad de los alimentos y su disponibilidad en los anaqueles "al menos momentáneamente". También dijo que los productores trabajaban en conjunto con el Ejecutivo nacional para solventar la situación.

A raíz de las lluvias y de las consecuencias económicas que han dejado en todo el territorio nacional, el Ejecutivo anunció un plan para la recuperación.

"No va a quedar ni un productor desamparado", dijo el ministro de Agricultura y Tierras, Juan Carlos Loyo.

Ese plan prevé la evaluación de cada uno de los productores que tuvieron pérdidas en sus cultivos en todo el territorio del país, para determinar si éstas fueron totales o parciales.

Asimismo, el plan también estimaría la exoneración de deudas que los productores tuvieran con las entidades financieras e inclusive el refinanciamiento de las hectáreas perdidas, en caso de que pudiera sembrarse de nuevo.

En semanas pasadas, Loyo también anunció la creación de un fondo productivo con Bs.F. 200 y la erogación de otros Bs.F. 150, que se destinarían a la reparación de infraestructuras afectadas y vías rurales en mal estado.

Otra de las medidas tomadas por el Ejecutivo nacional fue la flexibilización de los trámites que se requieren para movilizar los animales de las fincas.