El gobierno socialista de Venezuela mantiene unos US$3.500 millones en liquidaciones pendientes con las aerolíneas internacionales que operan en el país sudamericano por ventas de boletos, dijo el martes la Asociación de Líneas Aéreas (ALAV).

Los aerolíneas internacionales han reducido sus frecuencias y asientos afectadas por el control de cambios que rige en Venezuela desde 2003 y que las obliga a vender boletos en bolívares, los cuales en los últimos dos años se les ha dificultado convertir en divisas para repatriar capitales.

A pesar de ello, ALAV dijo que las liquidaciones pendientes con unas 24 aerolíneas bajó desde los US$4.300 millones a principios del año.

"A principios del año (2014) se hicieron algunos arreglos y eso (liquidaciones pendientes) bajó algo", dijo el presidente de ALAV, Humberto Figuera, a medios internacionales.

"La promesa de seguir liquidando nunca se cumplió (...) Al 28 de noviembre hay liquidaciones pendientes por US$3.481 millones", agregó.

Las firmas más grandes son las más afectadas. Entre American Airlines, Copa y Avianca suman US$1.800 millones.

Según Figuera, el gobierno no ha cumplido cabalmente con los cronogramas de pagos trazados con las líneas aéreas en los últimos años, lo que las ha obligado a recortar sus asientos.

Según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), 11 compañías aéreas que operan en Venezuela redujeron sus frecuencias entre un 15% y un 78% en el último año, y algunas como Air Canada se fueron del país.

Los venezolanos encuentran cada vez más difícil comprar boletos para viajar al exterior. Y, si tienen la suerte de conseguirlo, deben pagar el equivalente a un boleto a Europa para un trayecto dentro de Sudamérica.

"Si el Estado cumpliera con esa programación yo tengo seguridad que las líneas aéreas se van a animar a traer sus aviones nuevamente", concluyó Figuera.