Caracas. Los mayores precios globales del petróleo no amenazan la recuperación económica mundial ni requieren una reunión de emergencia de la OPEP, dijo este sábado el ministro de Energía de Venezuela, Rafael Ramírez.

Ramirez afirmó que el mayor productor de crudo en Sudamérica aún cree que los 100 dólares por barril es un "precio justo", aunque el diferencial entre los niveles de los valores del crudo Brent y West Texas Intermediate (WTI) demostraba la necesidad de una nueva medida de precios basada en una canasta de monedas.

"El diferencial (Brent-WTI) muestra la debilidad del dólar, que es un problema estructural de la economía de Estados Unidos", dijo Ramírez.

"Nosotros tenemos contratos con referencia en el Brent. La canasta de monedas para las transacciones petroleras se va construyendo como una necesidad para la estabilidad", agregó.

Este viernes, el crudo Brent para febrero cerró en 98,68 dólares, su mayor nivel desde septiembre del 2008, mientras que los futuros de crudo en Estados Unidos para entrega en febrero cerraron la semana a 91,54 dólares por barril.

Por otro lado, Ramírez reveló que había recibido una carta de legisladores estadounidenses que llamaban a Venezuela a desistir de hacer negocios con Irán, pero que no se adoptarían medidas como consecuencia de la misiva.