Caracas. El anuncio hecho por la ministra para el Comercio (Minco), Edmeé Betancourt, de otorgar este año alrededor de 10.000 licencias de importación para vehículos fabricados en Argentina, ha causado polémica en la industria automotriz.

"Esto atenta contra la industria automotriz en Venezuela. Quienes tienen inversiones en el sector no se benefician de ningún modo con estas importaciones", comentó una fuente de este mercado, que prefirió no ser identificada.

Betancourt también informó que adelantan conversaciones con los representantes de las empresas ensambladoras de Argentina, para instalar fábricas en Venezuela, así como que las unidades cuenten con el sistema de gas vehicular.

"Estos anuncios se han convertido en una práctica desde hace más de dos años, fecha desde la cual se vienen negando las licencias de importación a las compañías que tienen inversiones en el país y poniendo un cerco a los fabricantes, especialmente con el tema de las divisas", comentó un relacionado de la industria.

Señaló Betancourt que la prioridad la tendrán los vehículos de transporte público, carga y familiares y que la comercialización de esas unidades se hará a través de la Corporación de Mercados y Suministro Socialistas (Comerso) Auto, "que vende a precios justos en comparación a la cadena capitalista".

"El Minco ha estado analizando las estructuras de costos que enviamos las empresas del sector, para quienes es cada vez más difícil operar. No somos usureros. El Gobierno goza de muchas ventajas para negociar e importar. Al final bajan sus costos y eso se convierte en competencia desleal", comentó una fuente.

En cuanto al mecanismo de adjudicación, Betancourt refirió que se realizará mediante la empresa estatal Suministros Venezolanos Industriales (Suvinca), que tiene en lista a personas con discapacidad motora, maestros y médicos.