Zurich. Venezuela llegó a un acuerdo y pagará US$650 millones a la cementera suiza Holcim para compensarla por la nacionalización de sus actividades en la nación sudamericana en el 2008, con lo que pone fin a una prolongada disputa legal.

Holcim, la segunda cementera más grande del mundo, dijo en un comunicado el lunes que había recibido un primer pago de US$260 millones. Bajo los términos del acuerdo, los restantes US$390 millones serán cancelados en cuatro cuotas anuales iguales.

El acuerdo con Venezuela pone fin a un procedimiento de arbitraje ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones, que Holcim había iniciado contra la república sudamericana en el 2009.

Holcim había rechazado anteriormente las propuestas de pago ofrecidas por Venezuela.

El presidente Hugo Chávez ha nacionalizado gran parte de la industria de Venezuela, desde plantas cementeras y siderúrgicas hasta multimillonarios proyectos petroleros.

Venezuela ya había llegado a un acuerdo con la cementera francesa Lafarge para pagar más de US$250 millones por plantas que ha nacionalizado.