La falta de harina de trigo continúa siendo el principal dolor de cabeza de los panaderos en Venezuela. Algunas panaderías de la ciudad capital han bajado hasta 50% su producción, debido a la poca reserva de materia prima que tienen en sus almacenes.

Erick Figueira, encargado de Mansión el Márquez, explicó que la disminución de la producción se debe al poco abastecimiento que han recibido en los últimos meses. Señala que el proceso de distribución es muy lento, al punto de tener que comprarle a revendedores para no perder a los clientes.

El presidente de la Federación Nacional de Trabajadores de la Industria de la Harina (Fetraharina), Juan Crespo, indicó -en tanto- que no existe una escasez de harina. Asegura que todas las molineras del país están trabajando a su cien por ciento, pero que la ausencia de choferes ha hecho que la distribución se vea afectada.

Asimismo Crespo, manifestó que esperan que se normalice la distribución de la harina de trigo en todo el país a partir del 15 de enero.