El ministerio de Energía Eléctrica de Venezuela informó en su memoria y cuenta 2010 que con la implementación del Plan de Reducción de Consumo para Altos Consumidores de la Región Capital, se logró ahorrar,aproximadamente, 24,30%.

Sin embargo, el documento indica que 57,86% de los usuarios residenciales han llegado a ser penalizados por no lograr un consumo por debajo de 500 kilovatios mensuales. Mientras que el 42,14% de los consumidores que lograron la meta de reducción fueron beneficiados con descuentos en su factura.

Como se recordará, entre las medidas que el Ejecutivo aplicó a principios de 2010 para paliar la crisis eléctrica, que sacudió al país entre 2009 y 2010, estuvo la ejecución de un plan de rebajas en la factura de hasta 50% para quienes redujeran su consumo por debajo de 500 kilovatios mensuales, y un plan de sanciones de entre 75% hasta 200% para quienes sobrepasaran ese límite.

"Si usted va hacia abajo y disminuye el consumo entre 10% y 20% se le descontará de la factura 25%. Si la reducción llega al 20% o más se descuenta 50%", explicó el presidente, Hugo Chávez, en su oportunidad.

Esta medida que sigue vigente, es una muestra representativa del funcionamiento de estos incentivos, destacó el informe oficial, que aseguró que la tendencia en el resto del país se mantiene en alza.

La memoria y cuenta de este joven ministerio destaca que con la implantación de este Plan de Reducción de Consumo para Altos Consumidores de la Región Capital, "los resultados más recientes, indican que el 58% de los altos consumidores medidos, logró cumplir la meta de reducción de 20% establecida, mientras que el 42% no lo logró. El grupo que cumplió con la medida, aportó 36,75% de ahorro en promedio, mientras que el grupo que la incumplió, aunque también redujo su consumo, alcanzó 2,99% de ahorro", señala el documento oficial.

Se destaca que en este programa el sector comercial e industrial lideró el porcentaje de ahorro de energía al promediar 24,87%, mientras que el sector oficial logró ahorrar 19,61%.

Crece uso eficiente. El documento oficial reseña que "se continuó con la Misión Revolución Energética, a través del programa de sustitución de bombillos, logrando instalar 50 millones de bombillos ahorradores, y se canjearon 44,2 millones de bombillos incandescentes por bombillos ahorradores dañados. Con una reducción de al menos 1.000 megavatios (MW) en los momentos de demanda pico".

Igualmente, se adelantó el Programa de Sustitución de Aires Acondicionados en la región zuliana. Para ello se desembolsaron Bs. 650.000, y se sustituyeron 1.027 equipos de aire acondicionado de baja eficiencia con equipos de alta eficiencia, beneficiando a 2.054 hogares.

Cuentas. El ministro de la cartera eléctrica, Alí Rodríguez Araque, aseguró en su rendición de cuentas que pese a los logros evidentes que permitieron sortear los embates de la crisis de finales de 2009 hasta mediados de 2010, se presentaron factores que impidieron el cumplimiento total de las metas.

Durante el ejercicio fiscal 2010, la Dirección del Despacho debió afrontar una serie de limitaciones u obstáculos en el cumplimiento de líneas planteadas, dentro de los cuales la memoria y cuenta destaca:

El inicio de la operatividad del Ministerio, y por ende de esta oficina, se vio afectado, ya que no se contó con un Presupuesto aprobado oportunamente, motivado a que el Ministerio fue creado en el año 2009, posterior a la fecha de la formulación presupuestaria, no obstante, se emprendieron las acciones y se logró la aprobación del presupuesto.

La carencia de personal en las áreas de competencia de esta oficina, limitó en el inicio sus actividades.

No obstante, en el mes de marzo, a través de créditos adicionales, se le asignó un monto de Bs.F. 9 millones, destinados a los proyectos y acciones centralizadas del ministerio. Como tal monto era evidentemente insuficiente el despacho de energía eléctrica recibió una serie de créditos adicionales posteriores por un monto de Bs.F. 8.258 millones, los cuales fueron utilizados para gasto corriente, proyectos e inversión, y cubrir pasivos laborales derivados de la convención colectiva de las empresas del sector.

Llama la atención que los gastos administrativos del despacho eléctrico consumieron 59,6% del total de créditos adicionales recibidos, lo que implica que a la inversión directa del sector se destinó el 40,4% de los recursos que le fueron aprobados.

Hay que señalar que la inversión hecha en proyectos por parte del ministerio fue de apenas Bs.F. 4,2 millones y el grueso de los proyectos ejecutados se concretaron por transferencias a entes descentralizados, los cuales totalizaron Bs.F. 3.211 millones.

Además de estos recursos provenientes de créditos adicionales, se tiene que el ministerio contó con recursos administrados por el Fondo Eléctrico Nacional, Fonden, Fondo Miranda, entre otros, alcanzando una inversión final de US$4.580 millones.

Megavatios al sistema. De acuerdo con la memoria y cuenta 2010, se incorporaron al Sistema Eléctrico Nacional 1.250 MW de capacidad en generación nueva, pese a que la intención del despacho fue alcanzar para el año pasado unos 4.500 MW. El documento también señala que 866 MW fueron rescatados tras la refacción de plantas obsoletas o paralizadas, con lo que se totalizan 2.116 MW incorporados al sistema.

En marcha. Uno de los elementos destacados por el documento oficial es la firma con la República Popular China, para la instalación de una planta termoeléctrica en El Vigía, estado Mérida, que generará más de 550 MW para el año 2012 y una nueva unidad de 600 MW para Planta Centro.

Esta última termoeléctrica que debería aportar al sistema 2.000 MW, desde el momento de su inauguración no ha logrado pasar de 1.200 MW, al punto que su promedio en los últimos años no supera 290 MW.

Actualmente, según los planes, Corpoelec trabaja en la rehabilitación de unos 7.000 MW térmicos e hidráulicos; en la instalación de 2.700 nuevos MW; en la instalación de las primeras unidades de generación eólica en La Guajira, donde existe un potencial de 10.000 MW, al igual que en las primeras unidades en Paraguaná, que actualmente construye Pdvsa.

También se trabaja en energías alternas como la biomasa, utilizando el bagazo de los centrales azucareros, energía solar y desechos urbanos, así como en el desarrollo conjunto con Rusia de la primera planta nucleoeléctrica superior a los 1.000 MW.