Caracas. La obtención de oro de Minerven bajó de 4.261,3 kilos en 2009 a 1.647,7 durante 2010 bajo la pasada gestión de la estatal.

Durante la pasada administración de Luis Herrera Mendoza (2008-agosto2011) la producción de oro se desplomó, a pesar que Minerven aumentó a tres su número de plantas y a cuatro sus minas.

Minerven comenzó teniendo dos plantas y dos minas.

Herrera Mendoza dijo en mayo pasado que la producción bajó debido a dificultades de financiamiento para repotenciar sus plantas. El 17 de agosto de este año declaró que la situación en Minerven empeoró, debido a la paralización de la producción causada por una "campaña sindical con paros y sabotaje desde 2010", que "incluye terrorismo laboral de parte de algunas corrientes sindicales".

Los trabajadores, por su parte, argumentan que sus acciones, que catalogan de reivindicativas, no afectaron de esa forma la producción y menos teniendo más minas y plantas. Afirman que las razones de sus manifestaciones tuvieron que ver con la ausencia de condiciones adecuadas para realizar sus labores, como falta de maquinarias, cascos, linternas y botas, entre otros implementos de seguridad.

Atribuyen que parte de la caída de la producción puede deberse a desvíos para venta ilegal del metal.

La barra final de oro debe tener una certificación de pureza de un mínimo de 750 sobre mil, es decir 75% de oro y el resto es impurezas, para poder venderla al Banco Central de Venezuela. Si no se logra esa medida, el mineral tiene que volver a los procesos de purificación.

Hoy presumen que hubo forjamiento de los informes de los geólogos para colocar la barra por menos de esa cantidad y no vendérsela al BCV sino a terceros que la compran mucho más caro, según el precio del mercado.


El ahora expresidente de Minerven estuvo en su funciones más de tres años. Según relatan varios trabajadores, empezó su gestión con promesas de mejoras tecnológicas y laborales, pero mientras más pasaba el tiempo menos resultados se veían.