Nueva York. Venezuela presentará este mes una nueva estrategia para ir al rescate de los precios del petróleo, una que está en los registros históricos de la OPEP: reinstaurar una banda de precios que fijaría un piso automático de US$70 para el crudo.

En una entrevista exclusiva con Reuters, Rafael Ramírez, quien fue durante largo tiempo ministro de Petróleo de Venezuela y es el actual embajador ante las Naciones Unidas, dijo que la propuesta sería presentada en una reunión de asesores técnicos el 21 de octubre.

La idea es aplicar un mecanismo de recortes progresivos de producción para controlar los precios, con un "primer piso" de US$70 por barril y un objetivo posterior de US$100.

Mayor suministro. La OPEP estimó este lunes que la demanda de su petróleo en 2016 será mucho mayor a lo previsto anteriormente, ya que su estrategia de dejar que los precios caigan afecta a la oferta de esquisto estadounidense y de otros proveedores rivales, reduciendo así un superávit global.

En un reporte mensual, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) proyectó que el mundo necesitará 30,82 millones de barriles de crudo por día (bpd) del grupo el próximo año, un alza de 510.000 bpd desde una predicción anterior.

Si el pronóstico de la OPEP se cumple, sería un nuevo indicio de que su estrategia está funcionando.

El año pasado, el cártel se rehusó a apuntalar los precios y, en vez de eso, elevó la producción para recuperar participación de mercado perdida ante producción rival de mayor costo.

El crudo Brent opera justo por debajo de los US$53 por barril, la mitad de su precio de junio de 2014.
Los suministros en los países que no integran la OPEP caerían en 130.000 bpd en 2016, según el reporte, a medida que baja la producción en Estados Unidos, la ex Unión Soviética, África, Oriente Medio y gran parte de Europa. El mes pasado, la OPEP pronosticó un crecimiento de 160.000 bpd.