Caracas. Venezuela propondrá a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) reinstalar un sistema de bandas que se utilizó hasta el 2005 con la finalidad de controlar la volatilidad de los precios del crudo, dijo el ministro de Energía, Rafael Ramírez.

El país sudamericano, que posee las mayores reservas de crudo del mundo, propondrá un piso de US$80 y un techo de US$120 por barril para buscar un equilibrio entre los intereses de productores y consumidores de petróleo.

El sistema de bandas, basado en el precio de la cesta OPEP, operó durante cinco años como un mecanismo casi automático de incremento o recorte de la producción conjunta de los países miembros para mantener las cotizaciones dentro de un rango de equilibrio.

Los precios del petróleo Brent subieron en marzo a cerca de US$128, su mayor nivel desde el 2008, pero la crisis de deuda en Europa, una desaceleración global y un exceso de producción de países como Arabia Saudita han deprimido el valor a menos de US$100 por barril.

Ramírez advirtió que la sostenida caída del valor del crudo amenaza la viabilidad de proyectos medulares como los de Brasil y agregó que, una vez que los precios entran en una espiral descendente es difícil detenerlos, creando riesgos para los países productores.

"Si la situación se mantiene, entramos en una zona de riesgo. El que entre a jugar así en el mercado petrolero, se da un tiro en el pie", dijo Ramírez.

El presidente de la petrolera estatal Pdvsa dijo que Arabia Saudita, que está produciendo a niveles récord, parece estar respondiendo más a los intereses de los consumidores.