Tomás Socías, presidente del Grupo Estrategias y consultor agroindustrial, calcula que el Estado deberá destinar no menos de US$5.000 millones a la compra de trigo, leche, oleaginososas y azúcar, una vez que centralice las importaciones de estas materias primas, y la cifra no incluye las compras de carne y otros commodities agrícolas.

"Sólo para traer trigo deberá gastar al año US$1.400 millones", dijo Socías.

Al experto le "parece difícil" que el Estado pueda ejecutar la medida, porque "de unos US$30.000 millones adicionales que le entrarán a la nación, US$8.000 millones deben destinarse a los planes de energía, US$6.000 millones al pago de pasivos, otros US$5.000 millones a las deudas en Guayana, y cerca de US$10.000 millones más serán para reactivar las obras públicas y ejecutar los planes de vivienda, sin contar los programas sociales".