Venezuela honrará los compromisos adquiridos con los países del área a través de Petrocaribe y defenderá las relaciones basadas en los principios de solidaridad, complementariedad económica y respeto, dijo el canciller Rafael Ramírez.

"Reiteramos nuestro más firme compromiso de continuar con la iniciativa de Petrocaribe bajo cualquier circunstancia", aseveró el ministro de Relaciones Exteriores durante la instalación del XIV Consejo Ministerial del organismo de integración regional.

Recordó que a pesar de la caída de los precios del crudo en 2009, cuando descendieron de 100 a 35 dólares el barril, el Estado venezolano pudo sostener sus avances en materia social y cumplir al mismo tiempo con los acuerdos establecidos con los países de Petrocaribe.

En este sentido explicó que el mecanismo de intercambio energético cuenta con una escala de precios que oscila entre los US$15 y los US$100 por barril que se aplica a las capacidades de cada miembro, por lo cual "todo está previsto" y "no se tiene pronosticado aplicar modificaciones" para enfrentar cualquier coyuntura en el futuro.

Ramírez también resaltó la importancia de Petrocaribe como instrumento dinamizador y "amortiguador de la crisis del capitalismo mundial en los años 2008, 2009 y 2010", lo cual permitió a "los países más pequeños y más pobres del Caribe y Centroamérica mantener e incluso elevar sus índices económicos y sociales".

De acuerdo con datos divulgados esta jornada por Ramírez, desde la creación en 2005 del bloque, Venezuela ha suministrado 301 millones de barriles de petróleo y sus derivados a las 19 naciones que conforman el acuerdo energético.

Ese volumen equivale al 40 por ciento de la demanda de toda la región, con una facturación por ventas superiores a 28.000 millones de dólares, "de los cuales en el programa de Petrocaribe se han logrado pagar 16.826 millones de dólares, de estos, 3.033 millones de dólares son bajo la modalidad de compensación", explicó.

El canciller detalló que el suministro se ha incrementado, con envíos que pasaron de 56.000 barriles diarios en 2007, a 100.000 barriles diarios en la actualidad.

También criticó la posición de la derecha nacional e internacional que plantea la necesidad de suspender este acuerdo pues, según voceros opositores, perjudica la economía venezolana.

No obstante, el canciller recordó que durante los años previos a la llegada al poder del fallecido presidente Hugo Chávez, las trasnacionales controlaban la industria petrolera venezolana y se llevaban más de 50.000 millones de barriles de petróleo para sostener la economía y el desarrollo industrial militar estadounidense.

"Estamos orgulloso de que estos barriles que hemos podido disponer para nuestros pueblos se hayan convertido en una herramienta de desarrollo, igualdad, superación de la pobreza y un vehículo para el intercambio y la hermandad entre nuestros pueblos", enfatizó.

De acuerdo con el gobierno venezolano, Petrocaribe propone un nuevo esquema de intercambio equitativo y justo entre los países de la región caribeña para garantizar el acceso regular a los recursos energéticos, sobre la base de la solidaridad, la complementariedad y la equidad.

El mecanismo prevé el financiamiento en condiciones favorables de la factura petrolera, cuyo 50% es pagado en 90 días y el resto en un plazo de hasta 25 años, con dos de gracia e interés de 1%.

En el encuentro Ramírez comentó que Petrocaribe no sólo se limita al suministro de crudo con formas de pago preferenciales, sino que ha logrado impactos positivos en el área social con la inversión de 3.944 millones de dólares en la ejecución de 432 programas y la creación de 14 empresas mixtas.

A través de este esquema las naciones beneficiadas manejan de manera soberana sus propios recursos energéticos.

"En términos de desarrollo económico, social, soberanía y de autodeterminación en 2005 el PIB (producto interno bruto) de los países de Petrocaribe era de 269.000 millones de dólares en conjunto. En 2012 el PIB alcanzó 355.000 millones de dólares con un crecimiento de 24,3 por ciento", destacó Ramírez.

De ahí también la iniciativa de continuar fortaleciendo los esfuerzos conjuntos encaminados a dar mayor bienestar a los pueblos de las 19 naciones que conforman Petrocaribe, a partir de la creación del Plan Contra la Pobreza Hugo Chávez, indicó.

El programa tiene el objetivo de impulsar el desarrollo integral de los países miembros de la iniciativa y constituye a su vez la concreción de un plan articulado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) para luchar contra la pobreza.

"Ahora se impone fortalecer la zona económica de Petrocaribe, como una necesidad de pasar del intercambio energético al relacionamiento productivo para promover la complementariedad entre las economías", afirmó el canciller.

Por su parte el ministro venezolano de Petróleo y Minería, Asdrúbal Chávez, señaló que Venezuela coloca sus riquezas energéticas a la orden de los pueblos hermanos del Caribe y de América.

"Estamos convencidos que este es el camino, estamos cumpliendo con el papel que la historia nos ha asignado", señaló.

El titular de Petróleo y Minería hizo énfasis en la disposición de Caracas de crear la zona económica de Petrocaribe, con el fin de promover la integración entre los pueblos, acuerdo aprobado por los jefes de Estado miembros del organismo en junio de 2013.

Chávez apuntó que esta zona contempla centrar el intercambio en cinco áreas, transporte y comunicación; encadenamiento productivo; turismo, comercio; e integración social y cultural.

La XIV Reunión del Consejo Ministerial de Petrocaribe fue escenario además para realizar un balance de los primeros nueve años de trabajo de la iniciativa, en los cuales "se ha logrado consolidar la independencia energética de los países miembros en un esfuerzo mancomunado y solidario", destacó el canciller Ramírez.

Desde su fundación, los países miembros de Petrocaribe han promovido la planificación conjunta, así como la concreción de planes y proyectos a través de la participación en los Consejos Ministeriales.

El 29 de junio de 2005 los entonces presidentes Hugo Chávez, de Venezuela, y Fidel Castro, de Cuba, fundaron Petrocaribe junto a otros 12 jefes de Estado y de gobierno de Centroamérica y el Caribe.

La finalidad de este esquema integracionista consiste en estrechar las relaciones entre países vecinos, así como potenciar su desarrollo en materia energética.

La alianza quedó constituida en ese momento por 14 naciones, Antigua y Barbuda, Bahamas, Belice, Cuba, Dominica, Granada, Guyana, Jamaica, República Dominicana, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y Las Granadinas, Surinam y Venezuela.

En 2007 se sumaron Haití, Honduras y Nicaragua, un año después lo hizo Guatemala y en 2014 El Salvador.