Caracas. La estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) dijo el sábado que reinició la unidad de destilación de la refinería Amuay, la más grande del país, luego de que fuera afectada por un pequeño incendio.

El incidente del viernes, que obligó a detener la planta, duró unos 15 minutos antes que fuera controlado por el personal, según informaron trabajadores, y fue generado por una fuga de crudo que llegó a una línea de vapor, lo que provocó las llamas.

El director de refinación de Pdvsa y gerente del Centro de Refinación de Paraguaná, Jesús Luongo, informó el sábado que el evento ocurrió en la destiladora número 1 y fue de menor magnitud.

"(Se trató de) un pequeño incendio controlado por los mismos operadores en menos de 10 minutos. La planta está otra vez operativa, sin problema", dijo el funcionario, citado en una nota de prensa de Pdvsa disponible en su página de internet.

La planta tiene una capacidad de refinamiento de 72.000 barriles por día (bpd).

El funcionario señaló que el complejo refinador no está paralizado y aseguró que hay suficiente combustible.

"Nuestros niveles de inventario en los centros de distribución están por encima del 65%, que es nuestra meta", agregó.

El gerente explicó que en el país se intenta crear una matriz de opinión contra el circuito refinador venezolano para generar confusión y alarma similar a los años 2002 y 2003, en medio de la paralización de la industria petrolera.

"Que no íbamos a poder arrancar la refinería, que esto iba a explotar, esa película ya la hemos visto. Estamos entrando en un año electoral y sabemos lo que significa Pdvsa para el Gobierno Bolivariano", dijo el funcionario.

Amuay es vecina de la refinería Cardón. Ambas forman parte del Centro de Refinación Paraguaná (CRP), el mayor de Venezuela y uno de los más grandes del mundo.