Caracas. El gobierno venezolano, que este lunes declaró la emergencia eléctrica, lanzó un plan de ahorro de electricidad que contempla desde sanciones hasta incentivos en el valor del servicio, tanto para clientes residenciales, como comerciales e industriales.

El presidente Hugo Chávez anunció que habrá rebajas de hasta 50% de la facturación para los clientes residenciales que disminuyan la demanda en 20% y sobrecargos de hasta 200% para quienes la superen en ese mismo porcentaje.

La emergencia se extenderá por 60 días y podrá ser prorrogada.

Chávez hizo los anuncios luego de las 23.00 hora local en una cadena nacional, horas después de que declarara la "emergencia eléctrica" que ha llevado a racionar desde hace meses el suministro de luz en el país petrolero y que está impactando su popularidad.

Los racionamientos, que alcanzan también al agua, golpean al gobierno a siete meses de las cruciales elecciones legislativas en septiembre, en las que Chávez quiere mantener una abrumadora mayoría en la Asamblea para emprender reformas legales necesarias para su proyecto socialista.

El gobierno afirma que la grave situación se debe a una prolongada sequía que ha ido vaciando la gigantesca represa de El Guri, responsable de 70% de la generación eléctrica del país, así como a un aumento de la demanda asociada a la expansión económica de un lustro hasta 2008.

Pero opositores y expertos en la materia afirman que la crisis se debe a años de desinversión y desidia y a la falta de preparación del sistema para afrontar el creciente consumo.

Incentivos y castigos. "Si usted va hacia abajo y disminuye el consumo entre 10 y 20% se le descontará de la factura 25%. Si la reducción llega a 20% o más se descuenta 50%", explicó el mandatario citado por un comunicado de la presidencia.

Precisó que si por el contrario hay un aumento en la demanda habrá sanciones: para quienes la incrementen en 10%, habrá una sobrecarga en la factura del 100% y para quienes superen 20% se aumentaré en 200%.

El militar retirado, quien hace poco dijo que no había una crisis eléctrica sino una "dificultad", adviritó que quienes usan más de 500 kilovatios de energía al mes deben reducir el consumo en al menos 10% porque de lo contrario el incremento en la facturación será de 75%.

Para los sectores comercial e industrial, Chávez anunció que deben reducir en 20% su consumo con respecto al mismo mes del año anterior, lo cual se hará en dos tramos.

"Estamos listos para decretar la emergencia eléctrica, porque en verdad es una emergencia", había dicho Chávez el lunes por la tarde, durante su nuevo programa por la radio estatal.

El decreto de emergencia permite al gobierno acelerar el transvase de recursos para enfrentar el problema eléctrico, cuyo plan consiste en la masificación de plantas termoeléctricas, racionamiento a empresas y particulares y el bombardeo de nubes para tratar de generar lluvias en áreas estratégicas del país.

El 40% de los venezolanos responsabilizan al Ejecutivo por el problema eléctrico, frente a 25,8% que culpa al clima y 11,3% a la falta de ahorro de los ciudadanos, según un sondeo de la encuestadora IVAD publicada el lunes por la prensa local.

El gobierno ha dicho que invertirá US$4.000 millones para agregar 4.000 megavatios (MW) al sistema eléctrico en 2010.

Aumento de generación de energía. El presidente Chávez anunció que para el primer semestre de 2010 el gobierno incorporará cerca de 800 megavatios a la generación de energía eléctrica en todo el país, informó El Mundo de Venezuela.

El mandatario destacó un conjunto de obras que están en ejecución y próximas a terminar, que permitirán cumplir con este incremento.

Subrayó además que la meta es incorporar este año no menos de 4 mil megavatios, aunque advirtió que las autoridades encargadas del tema realizan grandes esfuerzos para ir más allá.

Chávez, precisó que ya desde febrero comenzará a incrementarse la producción de energía en el sistema eléctrico nacional, con la activación de nuevas plantas en varios estados de la nación, así como el mantenimiento y modernización de algunas otras que ya existen pero que tenían mal funcionamiento.

Indicó que en los estados como Mérida y otros que han sufrido un gran impacto con la crisis que afecta al sistema eléctrico, se está aplicando mayor énfasis en las acciones a tomar para revertir la situación.

“Llegará el día en que los estados Mérida, Táchira, Barinas no dependan de la energía que genera el embalse Guri. Hacia allá vamos con estas obras”, subrayó.