Caracas. La estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) dijo este sábado que inició el proceso de arranque en dos refinerías que paralizaron sus actividades debido a distintas fallas, en una muestra del deterioro de las instalaciones petroleras del país socio de la OPEP.

La refinería Cardón, la segunda mayor del país con una capacidad de procesamiento de 310.000 barriles por día (bpd), sufrió la noche del viernes una falla en el "sistema de aire de instrumento", lo que obligó a parar varias unidades.

Mientras tanto, la refinería Puerto La Cruz, que tiene una capacidad de 187.000 bdp, fue parada el sábado por un incidente en el sistema eléctrico.

"En menos de ocho horas se acometieron los trabajos de reparación del sistema de aire, permitiendo el arranque seguro de las unidades que fueron paradas de manera segura", dijo la estatal sobre la refinería Cardón en un comunicado.

Una fuente sindical informó más temprano que la avería en la línea de aire obligó a la paralización de todas las unidades de la refinería Cardón y estimó que la planta podría haber estado fuera de servicio hasta por unos 15 días.

"Este viernes 09 de marzo de 2012, a las 8:30 de la noche, se produjo una falla en el sistema de aire de instrumento de la refinería Cardón, por lo que fue necesario parar de manera preventiva, siguiendo el protocolo de seguridad, varias unidades", añadió la estatal.

Cardón forma parte del Centro Refinación de Paraguaná (CRP), el mayor del país y uno de los más grandes del mundo, que viene trabajando a capacidad limitada por problemas en varias unidades de proceso desde fines del 2011.

PDVSA agregó que el personal del CRP logró "el restablecimiento de las plantas" y explicó que la falla no ocasionó daños personales ni ambientales.

Descartó, además, un impacto en los despachos de combustible en el mercado local e internacional.

Problema de energía. Por su parte, el gerente general de la refinería Puerto La Cruz, Fernando Padrón, citado en un comunicado de PDVSA, informó que una vez restablecido el flujo eléctrico en esa instalación, se procedió a reiniciar las plantas y aseguró que el evento no afectó el inventario ni la entrega de productos.

"A esta hora todas las unidades se encuentran en proceso de arranque y estabilización; mientras el turbogenerador número 1 (TG-1) de la Planta Termoeléctrica Alberto Lovera ya estabilizó el sistema con 150 megavatios", dijo Padrón.

Aclaró que la Unidad de Destilación Atmosférica número 3 se mantuvo operativa, pese al evento eléctrico.

El circuito venezolano de refinerías y mejoradores ha sufrido constantes interrupciones programadas y fortuitas en los últimos años, lo que afecta al volumen de crudo y derivados que exporta el país socio de la OPEP.