Caracas. La siderúrgica estatal venezolana Sidor prevé duplicar su producción a unos 4,5 millones de toneladas en 2011 por una recuperación del suministro eléctrico del país sudamericano, dijo el sábado presidente de la compañía.

La producción de la acería se redujo 17% tras su renacionalización en 2008 y acentuó su caída con una crisis eléctrica, que llevó al gobierno a ordenar la paralización de varios hornos para aliviar la mayor central hidroléctrica del país.

El presidente de Sidor, Carlos D'Oliveira, citado por la agencia estatal de noticias, AVN, dijo que la compañía estará 98% operativa a principios del próximo año, gracias a la recuperación del embalse Guri, del que depende la mayor parte de la generación eléctrica de Venezuela.

El funcionario agregó que el 100% de la producción estará destinada a satisfacer el mercado interno de cabillas para la construcción de viviendas y a la producción de hojalata para los productos alimenticios.

D' Oliveira espera que la producción en diciembre llegue a 2 millones de toneladas y añádió que la empresa tiene previsto instalar dos termoeléctricas para generar 470 megavatios.

"Permitirá contribuir a la carga del sistema interconectado nacional, apoyar el consumo energético y no depender de la energía hidroeléctrica", informó D' Oliveira.

Según cifras oficiales, en lo que va de año se han producido 1,15 millones de toneladas de acero líquido y esperan finalizar 2010 con una fabricación cercana a los 2 millones, que se comparan con los 3,6 millones que esperaban producir en 2009. La empresa no divulgó datos de producción del año pasado.

Sidor, en el suroriental estado Bolívar, es la mayor siderúrgica de la región andina y el Caribe y una de las mayores de su tipo en el mundo.

Por otra parte, con la nacionalización de la Siderúrgica del Turbio (Sidetur), anunciada en noviembre por el presidente Hugo Chávez, el funcionario manifestó que el Estado pasará a controlar el 87% del mercado nacional de cabillas.