Caracas. La unidad de flexicoquer de la mayor refinería de Venezuela, Amuay, continuaba el proceso de arranque y el domingo procesaba 33.000 barriles por día (bpd), un 50% de su capacidad, luego de que la planta quedara prácticamente paralizada por un enorme incendio dos semanas atrás.

Asimismo, la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) dijo que el domingo empezó el arranque de la unidad de craqueo catalítico que procesa 108.000 bpd sin especificar cuánto estaba produciendo actualmente.

El flexicoquer y el craqueador catalítico son dos de las unidades claves que faltaban por reiniciar, luego de que el mayor accidente de la industria petrolera venezolana dejara al menos 48 muertos y decenas de heridos el último sábado de agosto.

El suceso, además, fue uno de los factores que impulsó los precios internacionales de la gasolina la semana previa.

Junto a la vecina refinería Cardón, Amuay forma parte del Centro de Refinación Paraguaná (CRP), el segundo más grande del mundo con capacidad para procesar 955.000 bpd, desde donde se abastece la demanda del occidente y capital venezolanos, además de exportar derivados hacia Estados Unidos.

Pdvsa dijo en una nota de prensa que la producción del flexicoquer de Amuay seguía "en aumento". Asimismo, precisó que la refinería procesa actualmente 264.000 bpd, un 50% de su capacidad y reiteró que la próxima semana la planta estaría operando a capacidad plena.