Puerto Ordaz. Venezuela y Perú iniciaron este sábado una alianza energética basada en la cercanía política de sus presidentes con la que planean dar inicio a convenios de largo alcance entre las estatales Petroperú y Petróleos de Venezuela (Pdvsa).

La visita a Venezuela del presidente peruano, Ollanta Humala -la primera del mandatario al país socio de la OPEP-, se enfocó en el sector energético, pero no descuidó convenios comerciales y migratorios.

"A partir de hoy tendremos un nuevo socio en la Faja (petrolera del Orinoco), Petroperú", declaró Chávez, pero sin dar más detalles.

La Faja del Orinoco, que se perfila como el más importante centro de producción petrolera del país para la próxima década, tiene ocho grandes proyectos en etapa exploratoria que requieren unos US$80.000 millones en inversiones para extraer más de 2 millones de barriles de crudo por día.

Chávez manifestó días atrás que aprobó una partida de US$5.000 millones en inversiones para Pdvsa en la Faja este año, pero no especificó los proyectos a los que irán dirigidos los recursos.

Las inversiones que en total prevé realizar la compañía en 2012 superan los US$18.000 millones, con la finalidad de revertir el estancamiento que acumula su producción petrolera.

El crudo extrapesado del Orinoco requiere de un proceso de mejoramiento para poder ser exportado, lo que implica la construcción de costosos centros de procesamiento.

El mandatario venezolano señaló que técnicos de Pdvsa viajarán a Perú para asesorar a Petroperú en el aumento de la producción de campos maduros.

"Hay que levantar la producción petrolera del Perú", sostuvo Chávez, agregando que la asesoría se extendería al campo de los petroquímicos.

Un emocionado Humala agradeció las muestras de respaldo de Chávez y señaló que celebraba el firmar "la integración petrolera, integración de hidrocarburos gasíferos derivados de dos empresas como Pdvsa (...) y Petroperú que hoy día queremos fortalecerla porque nosotros creemos que ahí hay un futuro tremendo que puede beneficiar a nuestro pueblo".

Se trata del primer lazo que establecen ambas compañías y que se lleva a cabo bajo el paraguas de la cercana relación política que forjan Chávez y Humala, dos mandatarios de izquierda con algunas visiones en común.

Sendas distintas. Mientras Pdvsa ha cambiado su otrora visión comercial por una estrategia vinculada al poder del Estado y con claros objetivos geopolíticos, Petroperú parece querer seguir los pasos de otras estatales de la región, como Ecopetrol y Petrobras, que han flexibilizado la estricta política nacionalista del pasado.

Petroperú, cuyas ganancias crecieron un 6% en el 2011 a unos US$117 millones, planea expandirse mediante la colocación de un paquete minoritario de acciones en la Bolsa de Lima este año, luego de que en la década de 1990 la firma dejara de explorar y extraer petróleo ante la privatización de varias de sus actividades.

"A Petroperú casi la acaban (...) Ollanta ha mandado al presidente de Petroperú para establecer mecanismos de cooperación con Pdvsa para levantar la producción petrolera del Perú", detalló Chávez esta semana a periodistas en el Palacio de Miraflores.

La agenda bilateral también incluye temas de intercambio comercial, luego de que en octubre ambas naciones firmaran un acuerdo para ampliar por 90 días la vigencia de sus preferencias arancelarias.

"Vamos a establecer acuerdos económicos, sociales, geopolíticos, culturales, tecnológicos, energéticos para avanzar en lo bilateral, en la alianza Perú-Venezuela", sostuvo Chávez al arribo de Humala.

El mandatario peruano replicó y aseguró que llegó a Venezuela para "mejorar nuestros procesos de integración y el sueño de la América Unida".

Chávez declaró hace pocos días que uno de los objetivos centrales de la visita de su homólogo peruano es establecer las bases para un tratado comercial bilateral que sustituya los acuerdos de la Comunidad Andina (CAN), tal como se hizo el año pasado con Colombia.

Desde que Venezuela anunció su retiro de la CAN en el 2006, las relaciones con Perú se han limitado a la escasa importación de textiles.