Brasilia. El plan de capitalización del gobierno brasileño para la estatal Petrobras posiblemente involucre un canje de derechos petroleros, pero un régimen para compartir la producción es otra alternativa, explicó el ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega.

El canje de derechos petroleros implicaría fijar el precio del petróleo, algo que el gobierno no puede hacer, sostuvo Mantega en Brasilia. Este precio debe ser fijado por las empresas contratadas por la estatal Petrobras y la Agencia Nacional del Petróleo de Brasil (ANP), agregó.

No se ha tomado ninguna decisión sobre un acuerdo para compartir la producción, indicó el ministro. Esto implicaría que el Estado brasileño ceda los campos de producción petrolera de Petrobras, en donde un porcentaje de la producción sería de la compañía y el resto se destinaría al Estado, adelantó.

En virtud del canje de derechos, el gobierno daría a Petrobras el derecho de explorar y producir hasta 5.000 millones de barriles de crudo de las áreas subsal del gobierno.

Petrobras pagaría por los derechos petroleros con nuevas acciones y los accionistas minoritarios tendrían la opción de participar en la oferta.