Contrariamente al reporte de producción, las ventas de vehículos nuevos se desplomaron en el primer mes de 2011, al caer 21,6% respecto al mismo mes del año anterior.

Según el reporte de ventas de la Cámara Automotriz de Venezuela (Cavenez), en el primer mes del año se comercializaron 5.803 unidades, un retroceso de 1.598 carros en comparación con los 7.401 colocados en el mismo período de 2010.

El reporte revela que la venta de autos producidos en el país se contrajo 27% en enero con respecto al mismo mes del año pasado, la pasar de 6.640 unidades 12 meses atrás a 4.840 vehículos en el período recién concluido.

De manera directamente proporcional, la comercialización de autos importados experimentó un alza de 26,5% en enero pasado con la venta de 963 unidades, 202 más que las reportadas un año atrás.

El análisis intermensual arroja resultados más desalentadores para el sector, toda vez que el total de ventas de enero representó un retroceso de 43% respecto a las 10.155 unidades comercializadas en diciembre de 2010.

No obstante, es preciso destacar que noviembre y diciembre tradicionalmente han sido los mejores meses de ventas de autos, en parte debido a la mayor liquidez en el mercado como consecuencia del pago de aguinaldos y utilidades.

GMV a la cabeza. Tras acumular 67% de la producción nacional de vehículos durante enero pasado, General Motors Venezolana (GMV) suma otro liderazgo al hacerse con 51,2% del mercado, gracias a la colocación de 2.975 unidades.

En el ranking de las ventas, en el segundo lugar se sitúa Ford Motor de Venezuela, que logró colocar 624 unidades en enero, mientras que Toyota se ubicó en el tercer lugar tras vender 551 automóviles.

Pese a los resultados adversos en el primer mes del año, Cavenez estima posible la recuperación del mercado durante este año con la colocación de la menos 140.000 unidades, 12% por encima de los 125.202 carros colocados en 2010.

Problemas para la obtención de divisas, caída de la producción nacional de autopartes y conflictos laborales, entre otros obstáculos, han provocado resultados adversos en el sector, que el año pasado cerró su tercer ejercicio en negativo, al experimentar una caída de 8,2% respecto a las cifras de 2009.