Quito. La industria ensambladora de autos llegó a uno de los porcentajes más bajos en el mercado de ventas en abril pasado, según lo informó el director ejecutivo de la Cámara de la Industria Automotriz Ecuatoriana (Cinae), David Molina.

Esta industria, que tradicionalmente había ocupado el 51% de ventas, cerró en el 2017 con 39%; mientras que para abril de este año, la cifra fue más baja: 27,4%.

¿La razón? Hay un mercado creciente que está siendo copado por marcas y modelos importados antes que por los ensamblados localmente. Incluso algunas empresas que ensamblan han sustituido algunos de sus modelos por importados.

De acuerdo con Molina, esto está ocurriendo por una ausencia de política pública –que ya dura seis años– sobre industria automotriz y a la par porque, en el actual momento, hay una mayor apertura a mercados internacionales con acuerdos con UE, CAN y uno próximo con Corea.

La industria nacional no se opone a la apertura comercial, pero sí señala que esta ha generado que vehículos armados ingresen al país con 0% de arancel o tarifas preferenciales, cuando los ensambladores importan los CKD (partes del auto para ser ensamblados) a un 15% de arancel. Lo que piden es competir en igualdad.

El sector de autopartistas ha sido uno de los más golpeados con este problema. De acuerdo con varios empresarios de la capacidad instalada actualmente se está ocupando solo un 20% o 30%.

El sector ha venido pidiendo dos temas en política pública: que se promueva un mayor componente de partes nacionales en los carros ensamblados y que se vaya desgravando de acuerdo con una tabla inversa la importación de CKD.

En el primer tema, el Ministerio de Industrias firmó un acuerdo en octubre del 2017, con el que la industria tiene la exigencia de incrementar su contenido local al 16% en un año y medio; y al 19% en tres.

Sin embargo, la tabla arancelaria no se aprueba en el Comité de Comercio Exterior (Cómex) para su resolución. Según David Molina, este proceso se encuentra en la fase de dictamen previo del Ministerio de Economía y Finanzas.

En este sentido, tanto la Cámara de la industria como varios autopartistas pidieron al ministro Richard Martínez aprobar el tema.

El sector de autopartistas (productores de embragues, amortiguadores, aires acondicionados) ha sido uno de los más golpeados con este problema. De acuerdo con varios empresarios de la capacidad instalada actualmente se está ocupando solo un 20% o 30%.

En total, 105 mil unidades de vehículos tanto importados como producidos localmente se vendieron en el 2017.