Las ventas de automóviles nuevos han comenzado el año con un retroceso, al descender la comercialización a menos de 11.000 unidades en enero, una meta que ya la había alcanzado el sector a inicios del 2011.

Durante el mes anterior, la caída fue del 9,45%, al colocarse 9.983 unidades en el mercado, es decir, 1.042 menos que en el mismo período del año pasado, según datos del Servicio de Rentas Internas (SRI).

Las causas del descenso de enero están ligadas ahora al tema de supuestas restricciones y cupos para la importación de vehículos que, según empresarios, han incidido para que algunas marcas cuenten con menos disponibilidad.

El gerente de la Asociación Ecuatoriana Automotriz, Manuel Murtinho, gremio que maneja cifras en las que también se advierte una caída de unas 1.000 unidades frente a enero del 2011, indicó que ese descenso “es un efecto de las licencias de importación”, que aunque no se dice que son cupos para importar sí tienen un impacto que limita el ingreso de carros.

Un analista de la empresa MarketWatch, que sigue el comportamiento del mercado, coincidió en que el retroceso de las ventas está ligado a las restricciones de importación.

Según esta firma, el sector en general ha estimado vender este año menos unidades que en el 2011, cuando colocó 136.838 carros.

Por categoría, los segmentos de camionetas y jeeps sufrieron una reducción. Asimismo, la demanda de híbridos continuó cayendo, pues se vendieron 184 unidades, que significa unos 112 menos que hace un año.