Una desaceleración en las ventas sintió el sector automotor en el primer trimestre del año. La colocación de autos nuevos cayó 13,19%, al venderse 26.661 unidades, 4.051 menos que en el mismo periodo del 2012.

El descenso se reflejó en los tres meses consecutivos, registrándose la peor caída en febrero (-17,92% frente a igual mes del periodo anterior). En enero la baja fue del 10,86% y en marzo 10,85%, según la Asociación de Empresas Automotrices del Ecuador (Aeade).

Óscar Calahorrano, analista de la Aeade, indicó que la baja del primer trimestre está, por un lado, ligada a una desaceleración de la demanda que se visualiza no solo en el sector automotor, sino en otras áreas de la economía.

En la práctica, ello se traduce en un menor tráfico de clientes que buscaron adquirir un vehículo nuevo en las concesionarias y que terminó afectando el volumen de las ventas.

Por otra parte, el sector percibe un menor número de clientes accediendo a financiamiento para la compra de un carro. Esto, porque –a raíz de la aprobación de la Ley Hipotecaria– los bancos se muestran más exigentes al momento de calificar las solicitudes de los postulantes.

Esa normativa acogió la posibilidad de que un cliente pueda devolver un auto en caso de que no pueda asumir el pago del resto de su deuda.

“Los bancos son más exigentes en el tema de la evaluación del cliente sujeto de crédito”, refirió Calahorrano, quien agregó que el porcentaje de aprobación de solicitudes se ha reducido en un 40% este primer trimestre.

Datos de la consultora de mercados Marketwatch refieren que hay una caída de la cartera de consumo de la banca privada y que estaría vinculada a un claro decrecimiento en la colocación de créditos para automóviles.

Esta cartera venía creciendo en el primer trimestre del 2011 en un 10%. Para el 2012 presentó un crecimiento menor del 4% y en el primer trimestre del 2013 muestra, en cambio, un decrecimiento del 2%.

Actualmente, el sector también lidia con una restricción a las importaciones. Lorena Galarza, de la consultora Marketwatch, consideró que la baja en las ventas pudo haberse dado debido al cupo de importaciones que limita la entrada de vehículos desde que empezó a regir, el año pasado.

De hecho, las marcas han comenzado a administrar y distribuir sus cupos mensualmente para no quedarse sin un surtido en sus dealers.

La Aeade estima que este año la colocación de automóviles podría incluso ser menor a las 121.446 unidades del 2012, año en que ya registró una caída frente al 2011. Las previsiones preliminares apuntan a comercializar entre 105 mil y 110 mil unidades.

80% de las ventas de autos corresponde al segmento de hasta US$20.000.

72% de las ventas del segmento de camionetas corresponde a unidades que cuestan hasta US$35.000.