El consumo de combustibles creció fuerte durante los primeros once meses del año con especial participación de la nafta súper, que marcó un avance cercano al 10% respecto de igual período de 2011.

Así, la venta de la nafta súper en las estaciones de servicio se incrementó 9,9% respecto al mismo período del año anterior y 18% en comparación con 2010, lo que acompaña el crecimiento del mercado automotor que entre 2011 y 2012 sumó 1,6 millones de nuevas unidades.

Noviembre marcó, además, el récord de ventas de naftas súper en 2012 con 465 millones de litros despachados entre todos los surtidores del país, según relevamientos informados por la Secretaría de Energía.

De acuerdo a las estadísticas oficiales, citadas por la revista especializada Surtidores, las ventas en las estaciones de servicio llevan acumulados 6.500 millones de litros en variedades premium, súper y común, aunque está última sólo se consigue en pocas cadenas de estaciones y el mercado ya anticipa su desaparición.

De acuerdo al relevamiento mensual, de cada 10 litros que se vendieron en los primeros once meses del año, 5,5 pertenecen a YPF, dos a Shell, 1,3 a Axion (Esso), 0,7 a Petrobras y 0,4 a Oil Combustibles, mientras que el resto se reparte entre marcas menores y expendedoras sin banderas.

La cifra, que comprende los tres tipos de combustibles que integran este segmento, apunta a ubicarse entre las más altas de la última década.

La expansión del consumo de combustibles súper tiene directa relación con la regularidad del suministro lograda a partir de la nacionalización de YPF, según advierten los responsables de las bocas de expendio, los que comparan la gestión Repsol en que se privilegiaban los productos premium.

Oscar Díaz, presidente de la Confederación de Entidades de Comercio de Hidrocarburos y Afines (Cecha), coincidió en el incremento de la venta de naftas que "mantiene un crecimiento de demanda constante" y con "precios baratos que son envidiados por los países limítrofes".

Pero el directivo de los estacioneros también señaló una caída de la venta de gasoil, producto generalmente vinculado al movimiento productivo.

Al analizar el desempeño de todos los combustibles líquidos, en lo que va del año, las estaciones de servicio llevan comercializados 14.304 millones de litros que se componen de gasoil, con un 47%; nafta súper, 34%; nafta ultra, 11,4% y gasoil ultra, 7,5%.

Díaz también mencionó el viejo reclamo de los estacioneros debido a la baja rentabilidad empresarial del sector que "en algunos casos ni siquiera alcanzan a cubrir los costos operativos".

Se registra, entonces, el fenómeno que mientras el consumo de combustibles viene en aumento sostenido durante los últimos años se registra al mismo tiempo una retracción de la cantidad de bocas de expendio que en diez años pasó de 6.000 a 3.800 estaciones de servicios.