La Habana. Las ventas de habanos cubanos aumentaron 2% hasta US$368 millones en 2010, pero enfrentan un difícil 2011 por la introducción de una severa ley antitabaco en España, su principal mercado, dijo el lunes un ejecutivo.

Habanos S.A., una empresa mixta entre el gigante británico Imperial Tobacco Group Plc y el Gobierno cubano, atribuyó el leve repunte en las ventas en 2010 a la expansión de mercados como China, Europa del Este y Oriente Medio.

"El negocio de Habanos ha crecido en el último año 2%, lo cual nos hace estar moderadamente satisfechos", dijo a periodistas Javier Terrés, vicepresidente de Desarrollo de Habanos S.A.

"Este año 2011 pensamos que va a ser también un año complicado (...) la entrada de las restricciones antifumadoras, una de las más duras de Europa, en España, va a afectar a las ventas de habanos", agregó durante la inauguración del Festival del Habano.

Cuba produce algunos de los más codiciados habanos del planeta. Su negocio junto a Imperial Tobacco es una importante fuente de divisas.

Las ventas de Habanos S.A. habían caído un 8 por ciento en el 2009 a 360 millones de dólares, un tropiezo que los ejecutivos atribuyeron al endurecimiento de la legislación antitabaco en Europa.

Terrés dijo que las restricciones hundieron el año pasado 12% las ventas en España, el principal destino de los habanos cubanos seguido por Francia, China y Alemania.

"Creemos que en el año 2011 (...) vamos a tener un mantenimiento de nuestras ventas con respecto al año pasado y lo que sí esperamos es un aumento de cuotas ", dijo el ejecutivo.

La estrategia de Habanos S.A. frente a las leyes ha sido promover zonas especiales de fumadores en su red de 142 puntos de venta alrededor del mundo.

Habanos S.A. dice tener 40% del mercado global de tabaco premium.

Pero sus Cohíba, Montecristo, Romeo y Julieta y otras famosas marcas no pueden ser vendidos en Estados Unidos, el principal mercado del mundo al que Cuba no tiene acceso debido a un embargo comercial.

El Festival del Habano que comenzó el lunes en la capital cubana reúne cada año a amantes del tabaco y hombres de negocios llegados de todos los rincones del planeta.