La venta de maquinaria agrícola creció durante el año pasado, en comparación a 2012, un 18,5%, medido en unidades, y 72,8% en facturación, informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Puesto en valores absolutos, las ventas ascendieron a 20.383 unidades (17.191 vehículos en 2012) lo que dejó una facturación de US$1.230,3 millones.

Los tractores tuvieron la mayor porción del mercado, con el 37% de las ventas totales, al sumar US$454,9 millones de facturación. Las cosechadoras le siguieron en importancia con 2.486 millones de facturación y una participación en las ventas del 25,6%.

Los implementos obtuvieron un 24,6% de participación en el mercado, con US$302,8 millones, mientras que las sembradoras alcanzaron los 1.293 millones de pesos participando con el 12,8% restante.

En 2013, las ventas de máquinas de origen nacional alcanzaron el 60% del total del mercado, en el que las cosechadoras y los tractores cubren el 61% y el 40%.

En cambio, las sembradoras de origen nacional constituyen el 99,4% de la facturación del grupo, mientras que en implementos agrícolas, la producción nacional representa el 68% de la facturación.

La mayoría de las sembradoras son fabricadas en el país por empresas nacionales, en su casi totalidad pymes.

En implementos, por su parte, también predominan las empresas locales por cantidad de equipos vendidos y por monto de facturación.

En tractores predominan principalmente las maquinarias de origen importado, situación que se está modificando sustancialmente debido a las fuertes inversiones realizadas por empresas del sector, que paulatinamente han aumentado la producción de equipos en el país.