Los planes de la brasileña Petrobras para vender su participación en el productor de etanol y azúcar Guarani SA se toparon con un inconveniente ya que la petrolera estatal no recibió una oferta suficientemente atractiva por el activo, dijeron dos fuentes con conocimiento directo del asunto.

Petrobras, que enfrenta un escándalo de corrupción y una producción estancada, está luchando por vender unos US$3.000 millones en activos este año y US$13.700 millones para finales del 2016.

La empresa, conocida formalmente como Petroleo Brasileiro SA, quiere mucho más por su participación actual de un 42,9% que los aproximadamente US$200 millones que su socio en Guarani, la compañía francesa de productos agrícolas Tereos, está dispuesta a pagar, dijeron las fuentes.

Una venta se discutió por primera vez en la oficina central de Petrobras en abril, dijeron las fuentes, que pidieron no ser identificadas porque no están autorizados a hablar con los medios de comunicación.

Petrobras declinó hacer comentarios, mientras que el jefe en Brasil de Tereos dijo que no estaba al tanto de que Petrobras planeara salir de la asociación.

Petrobras, cuya deuda de US$130.000 millones es la mayor de cualquier petrolera, ha sido golpeada por el desplome de los precios del petróleo, lo que la ha dejado luchando por conseguir los precios que desea por sus activos.

"La elección del momento (para hacer la oferta) es terrible", dijo Julio Maria Borges, director de Job Economia, una firma de consultoría especializada en azúcar y etanol en Brasil.

"Pero si Petrobras está dispuesta a asumir una pérdida, realizará la venta", agregó.

Tereos ya controla Guarani y tiene el derecho de rechazar inicialmente cualquier oferta.

Cualquier otro interesado solamente recibiría una participación minoritaria en una empresa que opera en una industria brasileña de etanol a base de caña de azúcar devastada por años de subsidios de Petrobras para la gasolina nacional.