Detroit. Las ventas de autos de Estados Unidos crecieron en abril apoyadas en parte por incentivos, frente a una baja tasa de comparación un año atrás por la profunda recesión.

Ford Motor Co y Hyundai Motor Co anotaron los mayores rebotes en las ventas del cuarto mes del año.

General Motors Co reportó un crecimiento de un 6,4% en las ventas, muy por debajo del 20% estimado para la industria en general, en comparación con el nivel de abril del 2009, cuando el sector enfrentaba la quiebra de GM y Chrysler.

Toyota anotaría un segundo mes consecutivo de fuertes alzas en sus ventas debido a incentivos inusualmente elevados, luego de que las ventas se hundieron en enero y febrero por masivos retiros de automóviles del mercado por temas de seguridad.

"Estamos colocando los fundamentos para una fuerte recuperación", dijo el analista de TrueCar.com Jesse Toprak, quien agregó que las ventas de abril mostraban un lento retorno de la demanda de los consumidores, luego de dos años débiles.

"Es lento, pero estamos bien encaminados", dijo Toprak.

Ventas. Las ventas de Ford aumentaron un 25%, apoyados por un salto del 423% en las ventas de las camionetas F-Series y de un 41% en los deportivos utilitarios Escape.

El analista accionario de S&P Efraim Levy dijo en un reporte que las ventas de Ford eran "lo suficientemente buenas" como para ganar participación de mercado en el mes, aunque la desaceleración frente a los niveles de marzo eran algo para mirar con atención.

En tanto, las ventas de Hyundai crecieron un 30%, con lo que marcaron un récord para la automotriz surcoreana en el mes de abril. Las ventas del sedán Sonata se dispararon un 57% interanual.

Las ventas de Chrysler treparon un 25% internual. La automotriz se declaró en bancarrota en abril del 2009 y ahora está bajo la administración del grupo italiano Fiat SpA.

GM siguió los pasos de Chrysler y se declaró en quiebra un mes después.

Sobre una base mensual, las ventas de autos de Estados Unidos mostrarían un leve declive frente al nivel de marzo, debido a un recorte de los incentivos, a pesar de fuertes incrementos interanuales de los estímulos por parte de Toyota Motor Corp.

Los resultados siguen a un fuerte salto de las ventas en abril en España, que estuvieron apoyadas por incentivos del Gobierno para cambiar los viejos vehículos por nuevos, y por un aumento de un 1,9% en las ventas en Francia, donde los incentivos fueron restringidos.

Los fabricantes de autos siguen esperando que la recuperación de la economía estadounidense impulse sus ventas, en lugar de los costosos planes de incentivo que reducen sus márgenes.

"En general, la recuperación económica de Estados Unidos parece bien encaminada, aunque el ritmo no es tan robusto comparado con las recuperaciones posteriores a las guerras", dijo el vicepresidente de ventas para Estados Unidos de GM, Steve Carlisle, en una teleconferencia.

A una tasa anual ajustada que es seguida de cerca por los economistas, GM estimó que las ventas de vehículos livianos de abril llegarían a 11,1 millones, mientras que las ventas de Ford se ubicarían entre un rango medio y bajo de los 11 millones de vehículos.

Ese resultado implicaría un fuerte aumento desde los 9,3 millones de vehículos vendidos a tasa anualizada a abril del 2009, pero una caída desde los 11,8 millones de marzo.

Las industria automotriz lograría en el 2010 poner fin a cuatro años de caídas en las ventas, que alcanzaron los 10,4 millones de autos en el 2009, el nivel más bajo desde comienzos de la década de 1980.

Las ventas de autos llegaron a casi 17 millones en el 2005 en Estados Unidos, pero los expertos creen que tomará años volver a niveles de 16 millones de vehículos, como los alcanzados en el 2007.