Francfort. El mercado de automóviles nuevos en Europa se contrajo en septiembre a su ritmo más rápido en los últimos 12 meses, lo que dejó a las principales marcas con caídas de dos dígitos en sus ventas, debido al desánimo de los consumidores.

Los registros de vehículos nuevos en la Unión Europea disminuyeron un 10,8% el mes pasado a 1,10 millones, mostraron datos reportados el martes por el grupo de la industria con sede en Bruselas, ACEA.

La crisis de deuda de la eurozona ha golpeado duro a las automotrices, mientras los consumidores se preocupan por sus empleos y las medidas de austeridad de sus gobiernos les impiden comprar nuevos modelos sobre ruedas.

Sin señales sobre el final de la crisis, los fabricantes de autos de consumo masivo como Peugeot, Renault y Opel de General Motors -que son los que más han sufrido los efectos de la desaceleración económica-, están tratando de encontrar nuevos modos de reducir costos para sobrevivir.

Las cifras de ACEA mostraron incluso que Volkswagen de Alemania, que ha ganado una cuota de mercado en los últimos meses a expensas de sus rivales, vio un declive de un 13,8% en septiembre.

En lo que va del año, el mercado de automóviles de Europa occidental se ha contraído en un 7,6% a 9,15 millones de vehículos, informó ACEA, guiado por declives en países muy afectados por la crisis de deuda de la región como Grecia, Portugal e Italia.

El Reino Unido fue el único gran mercado que publicó un crecimiento material, luego de haberse beneficiado de un cambio en el registro de las placas de los vehículos.

Ford y Opel, la segunda y tercera marca más grandes de Europa detrás de VW, no rindieron mejor que su principal rival. Sus ventas cayeron un 15% y un 16%, respectivamente.

Renault padeció una caída de cerca del 33% en septiembre, con lo que cedió el título de la mejor marca francesa de ese mes a su rival Peugeot.

Por su parte, BMW tuvo un mejor desempeño y publicó un aumento de alrededor del 11% en sus volúmenes.