Detroit. Las ventas de autos en Estados Unidos subieron levemente en julio de este año, en una recuperación dispareja, porque Toyota Motor y Honda Motor reportaron retrocesos frente a los sólidos resultados del mismo mes de 2009.

En contraposición, las dos automotrices estadounidenses que salieron el verano boreal pasado de la bancarrota, ayudadas por el Gobierno de Estados Unidos, General Motors Co y Chrysler, reportaron un alza del 5% de las ventas.

Ford Motor mantuvo su ritmo con un alza del 5%, excluidos los resultados de su antigua filial Volvo, pero decepcionó a inversores que esperaban un avance sustancial de la única automotriz estadounidense que evitó un rescate.

Las acciones de Ford cayeron, como reacción a los resultados en las ventas, un 1,9%.

Los cálculos de la tasa anualizada de ventas de julio eran aún preliminares, pero parecían menores a las previsiones más optimistas de los analistas, que esperaban que fuera el más sólido desde agosto del año pasado, cuando el mercado creció por los incentivos del Gobierno estadounidense.

"Describiría los resultados como relativamente cerca de las expectativas, tal vez un poco más débiles de lo que habíamos esperado", dijo Paul Ballew, economista jefe de la aseguradora estadounidense Nationwide.

Ganadores y perdedores. Los grandes ganadores en un mes marcado por un retorno gradual de la demanda de los consumidores fueron la coreana Hyundai Motor -que reportó un aumento de las ventas del 19% y dijo que estaba aumentando la producción para cubrir la demanda- y Nissan Motor Co, cuyas ventas crecieron un 15%.

Toyota, que había sido el principal beneficiado de los incentivos de ventas del Gobierno que partieron en la última semana de julio del 2009, anotó un retroceso del 3% en las ventas.

Las ventas de las cuatro marcas que le quedan a GM -Chevrolet, Cadillac, GMC y Buick- subieron casi un 25% en julio de este año, un aumento mucho mayor que el incremento total del 5%.

GM dijo que los resultados muestran el progreso realizado como una empresa más pequeña con una línea de vehículos más equilibrada.

Ford aumentó su participación de mercado en Estados Unidos en 21 de los últimos 22 meses.

Algunos analistas esperaban un aumento de las ventas de dos dígitos de Ford.

La segunda mayor automotriz de Estados Unidos dijo que el alza más moderada de sus ventas reflejó un retroceso de sus colocaciones entre operadores de flotas, una categoría de ventas menos rentable que las ventas a consumidores.

"Somos ciertamente optimistas sobre nuestras perspectivas para el tercer trimestre", dijo Ken Czubay, jefe de ventas de Estados Unidos de Ford.