París. La minorista Casino, que está luchando para calmar las preocupaciones de los inversores sobre sus altos niveles de deuda, reportó ingresos mejores de lo esperado en el segundo trimestre gracias a una aceleración de las ventas en Francia y Brasil, y pronosticó un crecimiento sólido en el futuro.

Casino, cuyas acciones subían más de 2% a las 1240 GMT, sostuvo también que confiaba en cumplir con un plan de ventas de activos de 1.500 millones de euros (US$1.800 millones) a principios de 2019 para ayudar a reducir su deuda, al tiempo que confirmó sus objetivos financieros.

El grupo, cuya calificación crediticia fue reducida a basura por Standard & Poor's en marzo de 2016, está bajo presión para demostrar que puede reactivar sus ganancias en Francia, donde compite con rivales más grandes como Carrefour, mientras las condiciones en Brasil siguen siendo difíciles.

Casino - que controla al mayor minorista de Brasil, Grupo Pao de Acucar - dijo que sus ventas del segundo trimestre alcanzaron los 8.916 millones de euros (US$10.433 millones), por encima de una previsión promedio de analistas de 8.800 millones de euros (US$10.297 millones).

Excluyendo adquisiciones, efectos cambiarios e ingresos por combustibles, las ventas aumentaron un 5,2% frente al crecimiento de 3,1% del primer trimestre.

Excluyendo adquisiciones, efectos cambiarios e ingresos por combustibles, las ventas aumentaron un 5,2% frente al crecimiento de 3,1% del primer trimestre.

Casino enfrenta en la actualidad una intensa competencia de precios en su mercado local, así como desafíos de firmas de internet como Amazon.

El jefe de finanzas de la empresa, Antoine Giscard d'Estaing, dijo que confiaba en los resultados del primer semestre que finaliza el 26 de julio y aseguró que Casino se está beneficiando de "iniciativas estratégicas" llevadas a cabo en años anteriores en Francia, Brasil y en el campo del comercio electrónico.

Las ventas de la empresa aumentaron en Brasil ayudadas por un buen desempeño de las tiendas Assai.