El 2010 arrancó con fuerza para los fabricantes y distribuidores de equipos electrónicos y electrodomésticos. Las compras nerviosas de los primeros días del año provocaron un repunte significativo en las ventas.

Pero la situación en el resto del año fue diferente. La recesión económica que vive el país golpeó la cantidad de unidades vendidas, que cayeron en el período 40%, según los cálculos que ha hecho la Asociación Nacional de Fabricantes y Distribuidores de Electrodomésticos (Anafade).

El sector cerrará el año con una facturación cercana a los $1.100 millones, 50% inferior a la registrada en años anteriores.

El presidente del gremio, Adel Elías, explicó que la reducción de las ventas no sólo obedece al debilitado poder de compra del venezolano. Las empresas del sector vienen arrastrando desde hace poco más de un año problemas para reponer sus inventarios.

Esto se debe a que el Ministerio de Comercio aprueba entre 15% y 20% de las solicitudes de licencias de importación de equipos, piezas y repuestos que necesitan las compañías para operar.

Las licencias de importación constituyen un requisito fundamental para que los empresarios acudan a la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) en busca de divisas preferenciales.

"El despacho de Comercio no autoriza las cantidades suficientes de licencias para traer los equipos de no producción nacional", indicó Elías.

Como consecuencia, la oferta de equipos eléctricos y electrodomésticos se ha reducido en más de 50%, según los datos de Anafade. "Es la información que nos reportan las 23 empresas fabricantes y distribuidores a escala nacional", explicó.

Escasez de equipos en puertas. "El sector está muy preocupado, porque puede generarse una escasez de productos. Contamos con un inventario que se agotará a inicios del mes de enero", expresó Elías.

El gremio ha advertido sobre la gravedad de la situación, en diferentes comunicaciones, al Ministerio de Comercio y ha enviado solicitudes de audiencias al titular del despacho, pero hasta la fecha no ha habido respuesta alguna.

"Sólo nos han recibido en el Banco Central de Venezuela (BCV) y nos han dicho que no pueden hacer nada por nosotros", afirma Elías.

El directivo del gremio empresarial, al cual están afiliados 23 compañías fabricantes y distribuidores, advierte que de aprobarse las licencias de importación se requerirían entre 60 y 90 días para enviar las órdenes de fabricación y que llegue la mercancía a Venezuela.

Divisas al día. Con respecto a la entrega de divisas, Elías explica que el proceso de las liquidaciones ha mejorado. Cree, sin embargo, que ello se relaciona con la menor entrega de licencias de importación por parte del Ministerio de Comercio.

"Cadivi ha estado liquidando las divisas para el sector, de deudas antiguas y nuevas que salen en 60 días", explicó Elías.

Comentó que muchas empresas del sector intentaron apoyarse en el Sistema de Transacciones Extranjeras (Sitme); sin embargo, desde noviembre para acá, las liquidaciones han sido pocas e inferiores a los $350.000. "Los bancos manifiestan que es baja la oferta de bonos", explica.

Nómina reducida. Otra consecuencia de la reducción del mercado de electrodoméstico es que varias empresas han tenido que paralizar algunas líneas de producción.

"Tenemos casos de fabricantes de neveras que cerraron totalmente la producción por las licencias, y de otros fabricantes de productos de consumo popular que no han podido competir con los precios de los productos que vende el Gobierno", explicó Elías.

Agregó que la mayoría de los afiliados ha reducido sus nóminas de trabajadores entre 20% y 40%. "No pueden mantener este tren de gastos mientras no puedan importar productos o piezas para la fabricación", señaló.

El directivo de Anafade agregó que para que el sector se recupere el próximo año se requiere que el Ejecutivo mejore su política de asignación de licencias y divisas para el sector. "Estamos de acuerdo con cualquier medida económica que nos permita programarnos en el negocio", concluyó el directivo.