Buenos Aires. La facturación por la venta de maquinaria agrícola creció durante el tercer trimestre del año un 38,4% en relación al período julio-septiembre de 2010, informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

La mejora en la facturación no tuvo su correlato en la cantidad de unidades vendidas, debido a alcanzaron las 5.290 unidades, lo que representa una merma del 25,2% en términos interanuales.

La venta de maquinaria agrícola alcanzó a US$320 millones (1.365,1 millones de pesos), un 26,2% más que entre abril y junio, y 38,4% por encima de la facturación del tercer trimestre del año pasado.

En el tercer trimestre de este año la facturación por las ventas de maquinaria de origen nacional aumentó 53 % respecto a igual período del año anterior, mientras que en las importadas la mejora fue del 19,1% Medida en cantidades, se anotaron ventas por 5.290 unidades, un 25,2% menos que las 7.074 de julio-septiembre del año pasado.

Sin embargo, se anotó una suba del 19,4% en las cosechadoras, pero bajas del 41,7% en tractores, del 24,6% en sembradoras, y del 33,8 en implementos.

Entre julio y septiembre pasado, las sembradoras tuvieron la mayor participación en el mercado alcanzando el 34,2% de las ventas totales, con 466,1 millones de pesos.

Los implementos le siguieron en importancia con 341,2 millones de pesos y una participación en las ventas del 25 %.

Los tractores explicaron un 20,5% del mercado, con 280,3 millones, mientras que las cosechadoras sumaron 277,5 millones con el 20,3% restante del mercado.

En el tercer trimestre del año 2011, la facturación de máquinas agrícolas de origen nacional, cubrió el 62,6 % del total del mercado considerado.

Analizando por grupo, se puede observar que los tractores y las cosechadoras de origen nacional, cubrieron el 46,8% y el 33,8% de sus respetivos mercados.

En cambio, las sembradoras de origen nacional constituyen el 89,8% de la facturación del grupo, mientras, que en implementos agrícolas, la producción nacional representa el 62 % de la facturación.

La gran mayoría de las sembradoras es fabricada en el país por empresas nacionales (principalmente por pymes).

En implementos, por su parte, también predominan las empresas locales por cantidad de equipos vendidos y por monto de facturación. En el caso de los tractores y cosechadoras los equipos son mayoritariamente de origen importado.

Durante el año pasado, las ventas de maquinaria agrícola crecieron en comparación al 2009, un 51,7%, medido en unidades, y 84,2% en facturación.

Puesto en valores absolutos, las ventas ascendieron a 23.436 unidades (15.451 en el 2009) lo que dejó una facturación de 4.1253,3 millones de pesos (2.254,8 millones anterior).

Según estimaciones del Ministerio de Industria la producción nacional de maquinaria agrícola será de US$2.500 millones y se crearán 8.000 nuevos empleos para el 2020, por lo que ocupará un total de 20.000 trabajadores.

El mismo trabajo proyecta también que en 10 años se fabricarán en el país 10.000 sembradoras, 4.000 cosechadoras y 11.000 tractores, contra las 3.800 sembradoras, 600 cosechadoras y 2.150 tractores producidos en 2010, lo que implicará un superávit de US$455 millones para el sector.