McDonald's, la mayor cadena de comida rápida del mundo, incumplió las expectativas de Wall Street por segundo trimestre consecutivo y dijo que las ventas de sus restaurantes en octubre han caído, afectadas por la economía vacilante y presiones competitivas.

La fortaleza del dólar pesó en los resultados de McDonald's nuevamente en el tercer trimestre.

Las acciones de la cadena, que ha aumentado la publicidad para defenderse de rivales que están resurgiendo, como Burger King y Wendy's, cayeron a US$90,51 en las operaciones previas a la apertura del mercado, después de cerrar a US$92,90 el jueves.

Las ventas globales en los restaurantes abiertos por al menos 13 meses subieron un 1,9% durante el tercer trimestre, por debajo del 2% que esperaban analistas encuestados por Consensus Metrix.

La vacilante economía estadounidense y la austeridad en Europa está afectando incluso a los operadores de restaurantes más resistentes, pues los clientes están gastando en forma más cauta en comidas fuera de casa.

"Las ventas comparables globales de octubre están actualmente en tendencia negativa", dijo en un comunicado el presidente ejecutivo de McDonald's, Don Thompson.

La ganancia de McDonald's cayó a US$1.460 millones, o un US$1,43 por acción, durante el tercer trimestre, desde los US$1.510 millones, o US$1,45 por papel del mismo período del año previo.

Analistas esperaban que McDonald's ganara US$1,47 por acción, según Thomson Reuters I/B/E/S.

El impacto de la fortaleza del dólar, que reduce el valor de las ventas de compañías estadounidenses en el extranjero, recortó ganancias en 8 centavos por acción.

Analistas esperaban en promedio que McDonald's ganara US$1,47 por título, de acuerdo a Thomson Reuters I/B/E/S.

Los ingresos bajaron a US$7.150 millones desde los US$7.170 millones del mismo lapso del año anterior.

Las ventas comparables subieron un 1,9% en septiembre, superando el promedio de pronósticos de los analistas de un 1,82%, según Consensus Metrix.