Shanghái. Las ventas de la fabricante de automóviles deportivos de lujo Porsche en China, donde no produce sino que comercializa vehículos importados, aumentaron un 28,2% durante 2012, para fijar un nuevo récord de ventas para la compañía en el país, con 31.205 unidades puestas en sus calles.

Según anunció la propia firma, mediante un comunicado de su filial china, con sede en Shanghái, esta cifra suma sus ventas en los mercados de China, Hong Kong y Macao, que fueron más exitosas que nunca gracias a la creciente demanda de sus modelos Panamera y Cayenne por los consumidores chinos.

"Atribuimos este éxito a nuestra estrategia activa, al compromiso de nuestra fuerte red de concesionarios y de nuestros empleados, y por supuesto también a la lealtad excepcional de nuestros clientes", dijo el presidente ejecutivo de Porsche China, Helmut Broeker.

Para 2013 el directivo prometió "continuar nuestra ofensiva de productos con el lanzamiento de nuevos vehículos híbridos, como el 918 Spyder y nuestro nuevo todoterreno Macan".

Porsche ha aumentado sus ventas en China cada año desde su llegada en 2001 al mercado oriental, donde tiene en la actualidad 49 centros concesionarios distribuidos por las principales ciudades del país, al que se sumará en Shanghái, en 2014, su primer "Centro de la Experiencia Porsche" del mundo.