Estocolmo. El fabricante sueco de camiones Scania incumplió las expectativas de crecimiento de ventas del tercer trimestre y advirtió que podrían producirse cuellos de botella ante un aumento de las tasas de producción, lo que hacía que sus acciones bajaran más de un 6%.

Las ventas de vehículos del grupo, de propiedad mayoritaria de la alemana Volkswagen, aumentaron a 18.600 millones de coronas (US$2.800 millones) desde los 13.400 millones (US$2.021 millones) del tercer trimestre del 2009.

Sin embargo, las ventas se ubicaron por debajo de los 20.000 millones de coronas (US$3.017 millones) previstos en un sondeo de analistas realizado por Reuters.

Los fabricantes de camiones pesados han salido de la peor recesión en décadas tras la crisis financiera global, debido al pujante crecimiento en los mercados emergentes y a un gradual repunte en Europa y Norteamérica.

Una ola de recortes de costos llevada a cabo por fabricantes de vehículos comerciales como Scania y su rival Volvo durante la crisis está ahora impulsando la rentabilidad en toda la industria dado que las plantas anteriormente inactivas están ahora a toda marcha.

En el tercer trimestre, la ganancia antes de impuestos saltó a 3.400 millones de coronas (US$509,9 millones) desde los 383 millones un año atrás.

"En general el informe respecto a la utilidad fue muy sólido", dijo el analista de Sydbank, Morton Imsgard. "Desde el punto de vista negativo, los pedidos en el tercer trimestre y los ingresos fueron un poco más débiles a lo esperado", agregó.

Las acciones de Scania bajaban 6,1% a 143 coronas a las 0805 GMT.