Río de Janeiro. Las ventas de vehículos comerciales y ligeros en Brasil tuvieron una leve recuperación en junio, con 166.393 unidades vendidas, un 2,6 por ciento más que en mayo, según informó hoy la patronal de los concesionarios.

Sin embargo, las ventas de vehículos en Brasil tuvieron el peor semestre desde 2006, con 951.182 unidades vendidas, un 25,1 por ciento menos que los 1.269.912 vendidos entre enero y junio del año pasado.

La multinacional General Motors fue la líder de ventas en el primer semestre, con 157.507 unidades y una cuota de mercado del 16,6 por ciento, seguido de Fiat, que vendió 143.760 coches y una cuota de mercado del 15,1 por ciento.

El sector automovilístico brasileño es uno de los más afectados por la grave recesión que vive el país, que se ha traducido en una caída de las ventas, lo que ha llevado a las productoras a reducir el ritmo de producción y con ello, anunciar miles de despidos y vacaciones forzadas para adecuar la fabricación a la nueva realidad del mercado.