Las ventas de vehículos nuevos en México metieron el acelerador en marzo, al volver a crecer en doble dígito, con 17,2%, y romper la tendencia de un menor ritmo que presentó durante enero y febrero pasados.

La Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) y la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) reportaron que comercializaron 137.012 unidades ligeras durante el tercer mes del año, cifra considerada como récord en la historia de la industria y con 20.000 autos más que el mismo mes del 2016.

No obstante, el monto quedó ligeramente por debajo de la expectativa de venta formulada previamente por la AMDA, equivalente a 138.623 unidades.

Todas las marcas, a excepción del segmento de lujo, presentaron un excelente comportamiento durante marzo, y algunas como Nissan se reposicionaron.

En el acumulado enero–marzo 2017 se registraron 378.248 vehículos ligeros vendidos, para un crecimiento de 8,9% con relación al acumulado del mismo periodo del año previo.

Por primera vez, la líder del mercado mexicano, Nissan, superó la participación de 27,2% de la venta total, al sumar 96,000 autos, seguida por General Motors con 17,5%, al ver reflejado una reducción en su participación; Grupo Volkswagen ocupó 15%; Toyota, 7%, y 6,2% de FCA.

La empresa coreana Kia tuvo el mayor crecimiento porcentual durante marzo, al vender 101.4% más que en el 2016, con 6.811 autos; le sigue Mercedes Benz al repuntar 74,6%, Acura con 60% e Isuzu con 47%.

La fuerte competencia entre las marcas, sobre todo las asiáticas, ha provocado que Ford pierda presencia en México, mientras Kia se acerca a Honda para desbancar a la marca del sexto lugar. En tanto que con Ford, podría robarle el séptimo sitio el siguiente mes de mantener ese comportamiento.