Caracas. Con ventas globales superiores a los 1,1 millones de unidades durante los primeros tres meses de 2011, la marca Chevrolet, principal firma comercial del Grupo General Motors, culminó el mejor trimestre desde su fundación en 1908.

Un comunicado de la empresa estadounidense señala que la cifra representó un incremento de las ventas de 15% respecto al mismo período de 2010, cuando la corporación apenas estaba superando la crisis que llevó a la bancarrota a la otrora mayor productora mundial de vehículos.

Joel Ewanick, director Global de Mercado de GM, señaló que el crecimiento estuvo apuntalado por las buenas ventas en todo el mundo, pero en especial en Sudamérica, Asia y Europa, sustentadas principalmente en el lanzamiento del más reciente auto global de la marca, el Cruze, que ha sido todo un suceso en mercados como Brasil y China.

Con estos resultados, General Motors acumula cinco trimestres consecutivos de números en azul.

Réplica en el mercado venezolano. Pese a la caída que ha experimentado el mercado venezolano, la filial local de la corporación no ha quedado al margen de este importante crecimiento.

De hecho, al cierre del primer trimestre del año, General Motors Venezolana (GMV) acumuló 42,8% de las ventas totales, tras colocar 10.903 unidades en ese período, de acuerdo con datos suministrados por la Cámara Automotriz de Venezuela (Cavenez).

Las cifras de Cavenez también revelan que en el primer trimestre del año GMV se consolidó como la mayor productora del país, tras ensamblar 11.828 autos en ese período.

Esto representa 49% de las 24.223 unidades producidas en el país en ese tiempo; lo cual además materializa un alza de 10% en comparación con el total de carros ensamblados por la marca en los tres primeros meses de 2010.

Cabe recordar que desde principios de abril General Motors Venezolana cuenta con un nuevo presidente, el brasileño Carlos Alberto Martorelli, quien llegó para sustituir en el cargo a su compatriota Francisco Stefanelli, quien se separó de la posición en febrero, luego de un corta gestión de seis meses, pero que significó el gran empuje de la marca en cuanto a producción y ventas.