Río de Janeiro. Las ventas minoristas de Brasil subieron más de lo esperado en marzo y la cifra de febrero fue revisada al alza, resaltando las expectativas de un crecimiento de la economía local que podría seguir presionando los precios a los consumidores.

El volumen de ventas minoristas de Brasil subió 1,6% en marzo contra febrero, dijo este miércoles el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

Se esperaba que las ventas subieran 0,75% en marzo frente a febrero, según la mediana del pronóstico de 22 analistas consultados por Reuters. Las estimaciones oscilaron entre un declive de 0,6% a un aumento de 1,6%.

Las ventas minoristas de febrero fueron revisadas a un alza de 1,8% sobre enero, desde un avance de 1,6% informado previamente.

Cinco de los ocho sectores estudiados por el IBGE mostraron un incremento en las ventas, lideradas por un salto de 8,6% en equipamiento de oficina y computacional y una ganancia de 1,5% tanto en la venta de vestimenta como de combustibles.

En la comparación interanual, las ventas subieron 15,7%, más que la mediana de un incremento de 14,1% estimada por los analistas, cuyos pronósticos oscilaron de 9,9% al 17,5%.

La expansión interanual de marzo fue la mayor desde que el IBGE comenzó a recopilar los datos de ventas minoristas en 2001.

Las ventas nominales, medidas por los recibos totales de ventas sin ajuste por inflación, subieron 0,9% en marzo ante el mes anterior y saltaron 19,1% en la comparación interanual.

A diferencia de los recibos totales a través de dinero o tarjetas de crédito, los volúmenes de ventas minoristas excluyen la inflación, que podría distorsionar las comparaciones.