Londres. Las ventas mundiales de música cayeron cerca de un 9% el año pasado por la piratería en los principales mercados, amenazando puestos de trabajo, inversión y el descubrimiento de nuevos artistas, dijo la organización del sector el jueves.

Aproximadamente 19 de cada 20 temas musicales se descargaron de forma ilegal por internet, afectando a la demanda de ventas de sencillos y álbumes físicos y digitales, según la IFPI (Federación Internacional de la Industria Discográfica).

"Como industria, seguimos afrontando grandes desafíos", dijo el presidente ejecutivo de IFPI, Frances Moore a periodistas.

"Tuvimos una investigación independiente el año pasado que dice que en Europa podríamos perder 1,2 millones de empleos en el sector creativo para 2015, que representa aproximadamente un 10% de la fuerza laboral", añadió.

La caída general de las ventas musicales mundiales -que siguió a un declive del 7% en 2009, a 17.300 millones de dólares, ocurre pese a un crecimiento del 6 por ciento de las ventas digitales de música a 4.600 millones de dólares, un 29% de los ingresos de las discográficas.

El crecimiento digital sigue a una iniciativa de la industria de la música de firmar más acuerdos con nuevos servicios de firmas móviles, de internet y anunciantes, pese a que los críticos han argumentado que el proceso de firma de acuerdos de licencia con importantes discográficas es aún un asunto largo y complicado.

Max Hole, presidente de operaciones de Universal Music Group International, de Vivendi, dijo que la industria tenía razones para ser optimista ya que más consumidores están usando teléfonos inteligentes y Tablet PC para acceder a música y vídeos musicales.

Y la piratería había caído también en países donde los gobiernos habían dado pasos, como Corea del Sur y Francia.

Sin embargo, advirtió de que estaban teniendo que recortar puestos en los mercados más difíciles, mientras que las discográficas más pequeñas e independientes estaban teniendo dificultades para sobrevivir, y dijo que los tiempos duros que afrontaba la industria de la música estaba también afectando a otras industrias creativas.