Singapur. La Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP) debería considerar un recorte de su producción de petróleo debido a que los suministros globales superan a la demanda, dijo este viernes el viceprimer ministro de Irak, Hussain al-Shahristani.

Los precios referenciales del crudo cotizaban por encima de los US$93 por barril este viernes, con una reducción de más de un cuarto frente al máximo del año registrado en marzo, al tiempo que la demanda se está desacelerando por el estancamiento de la economía global.

La demanda global de petróleo crecería a su ritmo más bajo este año desde la crisis financiera del 2008, de acuerdo a un reciente sondeo de Reuters, en medio de una desaceleración en el consumo en China que apenas compensará la caída de las compras por parte de los países desarrollados.

"Sí. El mercado está sobreabastecido", dijo Hussain al-Shahristani, en una visita a Singapur, en respuesta a si la OPEP debería recortar sus metas de bombeo. "La producción es más que lo que puede absorber el mercado", aseveró.

Su punto de vista concordó con los comentarios realizados el jueves por el ministro de Energía de Venezuela, Rafael Ramírez.

El funcionario venezolano hizo un llamado para sostener una reunión extraordinaria de la Organización de Países Exportadores de Petróleo en el tercer trimestre de este año si los precios globales del crudo permanecen bajos.

El gigante exportador Arabia Saudita bombeó más combustible cuando en marzo el petróleo escaló sobre los US$128 el barril, ante el temor a una interrupción en los envíos de Irán debido al incremento de sanciones internacionales a la industria energética del país islámico por su polémico programa nuclear.

El incremento en el suministro ayudó a reducir los precios y el reino saudita fue el principal responsable de llevar la producción de la OPEP por encima del techo de 30 millones de barriles de petróleo por día (bdp) de la organización.

"Quieran o no, (los miembros de la OPEP) tendrán que reducir su producción", expresó Shahristani. La producción a los niveles actuales no es sostenible "simplemente porque no tiene compradores", agregó el viceministro.

En la última reunión, a mediados de junio, la OPEP acordó atenerse al límite colectivo, implicando un recorte de 1,6 millones de bpd frente al suministro actual de los 12 miembros de 31,5 millones. Para lograrlo, Arabia Saudita tendría que hacer un fuerte recorte.

Sin embargo, Riad aún no muestra señales de cambiar su política de bombear en cerca de su máxima capacidad en décadas para apuntalar el crecimiento económico global, a pesar de una caída en los precios del crudo por debajo de los US$90 el barril por primera vez en 18 meses.

"Creo que será más evidente en los próximos meses y que en la próxima reunión se darán cuenta de que los niveles de producción actuales no son sostenibles," dijo Shahristani.

El presupuesto de Irak se basa en un precio del crudo estipulado de US$85 el barril para el 2012, dijo el funcionario.