Los últimos cinco años se levantaron a lo menos 30 hoteles de alta calidad en Santiago de Chile. La capital chilena se volvió un duro mercado y Marriott se vio obligado a seguir peleando por su posición de privilegio. Tras adquirir la compañía estadounidense Starwood, por cerca de US$ 140 millones, la cadena hotelera -la firma más grande del mundo en este rubro, con 5.700 hoteles, 1,1 millón de habitaciones y medio millón de trabajadores- amplió su portafolio de marcas en el país sudamericano, pasando de cuatro a diez instalaciones.

Y la apuesta tuvo sus frutos. El gerente general de Santiago Marriott Hotel, Víctor Parada, en conversación con AmericaEconomía, confirmó que las ganancias recibidas y las proyecciones realizadas cumplen con lo pronosticado, a pesar del lento inicio de temporada. "Hicimos un cambio en la estrategia, cambiamos un mix de huéspedes, ya que inicialmente habíamos esperado un poco menos de ocupación; hoy estamos un poco más alto y tenemos la misma sensación para lo que resta del año".

Dentro de las novedades está el nuevo hotel AC, enfocado en un segmento de cinco estrellas y que abrirá sus puertas en el mall Costanera Center.

Parada asegura que la compañía no parará de crecer. "Tenemos los fondos suficientes para seguir ampliándonos, pero la decisión no es solo nuestra. Por nuestro modelo de negocios necesitamos el interés de los inversionistas locales para desarrollar los proyectos. Contar con 30 distintas marcas es un atractivo para ellos, tendrán más variedad para hacer negocios", destaca.

-¿Qué forma concreta tendrá la expansión en Chile?

-Aún estamos en las etapas de estudio. Ya que es un trabajo conjunto; son varios los ingredientes que deben unirse. Como las líneas aéreas, las municipalidades, los puntos de conectividad... son una serie de factores a evaluar antes de iniciar un proyecto de amplia envergadura.

-Hoy Santiago Marriott Hotel ya es una organización consolidada. ¿Pueden tener hoy otras instalaciones en la capital o sienten que el mercado ya está copado en la Región Metropolitana?

-Cada lugar tiene una oportunidad de negocios distinta. Hoteles cinco estrellas o de alto lujo... Santiago ya tiene una cantidad suficiente. Por esta razón, se están abriendo oportunidades en el segmento que consideramos de tres estrellas, pero no precisamente en comunas como Las Condes o Vitacura, sino en Santiago Centro o Providencia, que son comunas que todavía cuentan con espacio rentable.

-Si bien la economía está en un período más lento, los números de Marriott arrojan cifras azules. ¿De dónde ha venido el cliente salvavidas?

-Indudablemente ha sido el público brasilero. Por alguna razón, su país está pasando por un momento positivo, ya sea en la economía o moneda de cambio, que ha permitido un impacto positivo en la hotelería.

-¿Pero aún el cliente principal de Santiago Marriott Hotel son las empresas?

-Así es, nuestra segmentación está abocada en un 85% a business y casi el resto está en el segmento de vacaciones. Después tienes los grupos de viajeros de negocios y conferencias relacionadas con el área de la salud.

-¿Cómo considera que se ha trabajado la promoción de Chile como destino turístico?

-Debe haber más inversión en infraestructura y políticas que promuevan nuestro país en el extranjero de manera atractiva. Por una parte, está el trabajo del gobierno y también de la empresa privada, pero aún puede y debe haber más inversión. El aporte de la industria del turismo es significativo para nuestra región y país.

-¿Cuál es el valor agregado de Santiago Marriott Hotel para su clientes, qué los diferencia del resto?

-Estamos conscientes que hoy existen edificios nuevos, hoteles nuevos y un abanico de posibilidades para elegir. Pero Marriot sigue siendo líder gracias a la calidad de su servicio. La inversión en entrenamiento, en la constante preocupación de nuestras instalaciones o habitaciones... la gran clave del éxito es la alta calidad de la atención que reciben nuestros clientes.