Viña De Martino comenzó la exportación de sus vinos hacia Perú con un objetivo que trasciende la expansión del negocio: complementar y potenciar la degustación de la cocina peruana, por lo que la marca se está posicionando en los principales restaurantes, hoteles y tiendas especializadas de Lima con una oferta variada en el ámbito premium y sus líneas 347 Vineyards, Legado Gran Reserva y Single Vineyard.

De la mano de su socio en Perú, la Distribuidora Vinum, De Martino busca fomentar el consumo de vino en un país que presenta niveles de producción muy bajos.

Apuesta cultural. El gerente comercial de la viña, Marco De Martino, señaló que actualmente el consumo de vino per cápita en el vecino país "es de 1,2 litros por año, muy por debajo de las estadísticas chilenas. Nuestra expectativa es incrementar la cifra consistentemente. Más que vino, estamos exportando cultura de consumo de vino”.

Según el enólogo de la viña, Marcelo Retamal, “hemos concebido este hito como una simbiosis cultural, en que la calidad de nuestros vinos vienen a complementar una de las mejores gastronomías del mundo. Tenemos una amplia gama de cepas para lograr perfecto maridaje con cualquiera de sus comidas”.

Gala. De Martino hizo oficial la introducción de sus vinos en la capital peruana a través de una gala patrocinada por la Embajada de Chile.

La velada contó con la presencia de doscientas personas, autoridades locales y los representantes más importantes de la industria hotelera y culinaria, quienes pudieron disfrutar del maridaje de sus vinos con platos típicos de la gastronomía peruana y chilena.

El arribo a Perú significa el destino de exportación número 13 en el continente.

Por ahora, la mayor presencia de la marca sigue estando en Europa, con dieciocho países. Sin embargo se proyecta un aumento en la relevancia de Latinoamérica dentro de los próximos años.

La viña se encuentra ubicada en el Valle del Maipo, lugar con una tipología de suelo única y especial para la producción de vinos. Cuenta con 300 hectáreas manejadas orgánicamente y ha logrado vinificar más de 350 distintos viñedos. El resultado es el conocimiento de los mejores lugares del país para la producción de vinos especiales que se reflejan en todas las líneas de De Martino.

En 2011 la Asociación de Vinos de Chile le otorgó a De Martino el premio de “Viña del Año” gracias a sus aportes en materias de innovación y sustentabilidad.