Madrid. El brote de virus Anemia Infecciosa del Salmón (ISA) detectado en varias industrias salmoneras de Chile supone una nueva incertidumbre para Pescanova, cuando tiene en marcha en dicho país una operación de venta de su negocio de acuicultura para lograr liquidez que alivie su situación financiera, en preconcurso de acreedores.

Las autoridades chilenas hicieron este jueves un llamamiento a la tranquilidad, tras detectarse casos de virus ISA en dos plantas de cultivo de salmón del sur del país.

El ministro de Economía de Chile, Pablo Longueira, aseguró este jueves que "la autoridad está fiscalizando y adoptando todas las medidas necesarias para contener los brotes".

Fuentes de Pescanova han asegurado que no tienen constancia y que, de momento, no les afectan.

La Anemia Infecciosa del Salmón no afecta a las personas, pero sí influye en el peso y la calidad de los peces, con el consiguiente perjuicio económico para los productores.

Chile sufrió en 2007 el hasta ahora mayor brote de este virus, que es muy contagioso y que supuso a las empresas que operaban en este sector pérdidas por valor de US$5.000 millones en aquel momento.

La compañía que preside Manuel Fernández de Sousa Faro cuenta con una destacada actividad de la cría de salmón en Chile, donde las zonas de Aysén y la de Magallanes son claves en la cría de salmón.

El primer caso del actual brote del virus ISA en Chile se confirmó en el centro "Garrao", propiedad de la empresa Los Fiordos, controlada por Agrosuper.

Se detectó en una jaula de 24.000 ejemplares de salmón atlántico, dentro de la planta que cuenta con más de 900.000 peces, actualmente en período de engorde.

Como medida preventiva se cosechó de inmediato la jaula afectada y el Servicio Nacional de Pesca (Sernapesca), además de declarar la emergencia sanitaria en la zona, a unos 1.500 kilómetros de Santiago en la región de Aysén, ordenó retirar y cosechar o eliminar todos los salmones de la planta en un plazo de 30 días.

Pescanova se encuentra en preconcurso de acreedores, en unos días se declarará insolvente y tiene que entregar a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) las cuentas del segundo semestre de 2012, así como la información adicional requerida.